Publicado en la revista Aufheben número 10, en septiembre de 2001. Vuelto a publicar en el sitio web Libcom, en octubre de 2006. Traducido al castellano por Chimuchina Ediciones, publicado en el sitio web Colapso y Desvío, en diciembre de 2023.

PDF


Introducción

Al cierre de esta edición, los Estados Unidos están haciendo un gran esfuerzo para salvar el «proceso de paz» de Oslo, como parte central de su estrategia para movilizar e imponer una unidad de la burguesía mundial detrás de la «guerra contra el terrorismo». Esto sucede tras un año en el que permitió que Israel y los palestinos se hundieran en un conflicto unilateral, deprimente y sangriento. La percepción de que Estados Unidos patrocina el terrorismo de estado israelí contra los palestinos es un factor importante en la respuesta ambivalente, o incluso de apoyo, de muchos en Oriente Medio y en otros lugares al terrorismo dirigido contra el corazón del poder militar y financiero estadounidense. Esto ha puesto de relieve el conflicto Israel-Palestina, lo que hace más urgente que nunca el análisis de las fuerzas que impulsan la nueva Intifada.

Cuando el World Trade Center y el Pentágono fueron atacados, la llamada «Intifada Al Aqsa» llevaba un año haciendo estragos y parecía haber saboteado efectivamente el intento de paz burguesa que representaban los acuerdos de Oslo. Esto ha tenido un coste enorme para el proletariado palestino, que ha sufrido muchos más muertos y heridos que en la Intifada de 1987-93. En particular, el gran número de víctimas mortales entre la población palestina dentro de «Israel propiamente dicho» ha traído de vuelta a la Intifada de una manera nunca vista, con lugares como Jaffa y Nazaret estallando en huelgas generales y disturbios, y la carretera principal que atraviesa el norte de Galilea sembrada con neumáticos ardiendo en los primeros días del levantamiento. Al otro lado de la Línea Verde, la política israelí de asesinatos no ha dejado de aumentar el número de muertos, trayendo cada día más detalles insensibilizadores de los horrores del nacionalismo y la represión.

Lo que realmente ha distinguido la reciente Intifada de la anterior es, sin embargo, la existencia de un estado palestino, cuya función policial y estatus de cliente han quedado en entredicho por el levantamiento. El estado israelí comenzó a reocupar las zonas controladas por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), aparentemente de forma temporal. Cualesquiera que sean las intenciones últimas del estado israelí, estas incursiones sirvieron de brutal recordatorio a la ANP de que ella es una creación del estado israelí, y que lo que éste creó también lo puede destruir.

El objetivo de este artículo no es predecir la evolución futura del conflicto palestino-israelí, sino situar la reciente Intifada en un contexto histórico y comprenderla desde la perspectiva de la lucha de clases. La respuesta de muchos al problema palestino tiende a tomar la forma de un llamado abstracto a la solidaridad entre trabajadores árabes y judíos. Al mismo tiempo, la izquierda leninista legitima la ideología nacionalista que divide a la clase obrera, al afirmar el «derecho a la autodeterminación nacional» y ofreciendo un «apoyo crítico» a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).1 En el momento de escribir estas líneas, la Intifada muestra pocos indicios de que vaya a desbancar esta ideología nacionalista. Los trabajadores árabes y judíos se están «uniendo y luchando», aparentemente con sus burguesías y los unos contra los otros.

Este artículo esbozará algunas de las razones materiales por las que los ejemplos concretos de solidaridad proletaria judeo-árabe son escasos y distantes entre sí. Los judíos de clase obrera se han beneficiado materialmente de la ocupación y de la posición inferior de los palestinos en el mercado laboral, tanto en Israel como en los territorios ocupados. Desde mediados de la década de 1970, este asentamiento (que llamaremos sionismo laborista) ha ido retrocediendo y, cada vez más, los trabajadores judíos se enfrentan a la inseguridad económica. La ocupación de Cisjordania y Gaza era necesaria para acomodar a la clase obrera judía en Israel. Los asentamientos en los territorios ocupados han desempeñado el papel de viviendas sociales para compensar la creciente inseguridad económica de los trabajadores judíos, y esto se ha convertido en un problema insoluble para los arquitectos de la paz burguesa.

Una posición típica de la izquierda es reclamar un «Estado democrático y socialista en Palestina, en el que los árabes y los judíos puedan vivir en paz».2 Esto puede parecernos relativamente reformista, pero en Israel, incluso por parte de activistas relativamente radicales, ha habido un llamamiento similar a favor de un «Estado binacional, democrático y laico». Desde principios de siglo, las luchas de ambos grupos de trabajadores se han refractado cada vez más a través del prisma del nacionalismo. Sin embargo, el triste espectáculo de proletarios matando a proletarios no es predestinado; el nacionalismo en Oriente Medio surgió y se mantiene como respuesta a la militancia de la clase obrera. Para nosotros, la ideología del nacionalismo, tal como se ha manifestado en Oriente Medio, sólo puede entenderse en relación con el surgimiento del proletariado petrolero, y el predominio de Estados Unidos en la región. Por ejemplo, las formas adoptadas por el nacionalismo palestino -notablemente en la OLP- fueron una respuesta práctica de la burguesía palestina en el exilio a un proletariado palestino abiertamente rebelde. El «proceso de paz» auspiciado por Estados Unidos se desarrolló en reconocimiento del papel recuperador de la OLP en la Intifada, mientras que el colapso de Oslo y el aparente y dramático resurgimiento del antagonismo islamista hacia los Estados Unidos, está enlazado con el fracaso de la OLP de satisfacer siquiera las demandas básicas del nacionalismo palestino.

Por ende, necesitamos entender algo del contexto internacional en el Oriente Medio, en particular el rol hegemónico de los Estados Unidos en la región.

El predominio estadounidense

La Guerra Mundial de 1914-18 demostró por primera vez el valor militar del petróleo. Tras ella, la influencia de Alemania en Oriente Próximo se redujo drásticamente y se hizo evidente para todas las grandes potencias que el Imperio Otomano ya no podía sostenerse (debido en parte a una revuelta árabe que había contado con la ayuda británica en 1917). Gran Bretaña y Francia acordaron dividir Oriente Próximo en esferas de influencia, en las que Gran Bretaña controlaría Palestina. Con ello se pretendía evitar la entrada de Rusia en la región, pero también contener las ambiciones francesas en Siria y Líbano, garantizar el acceso al Canal de Suez y mantener intacto el flujo de petróleo procedente de Irak.

Para 1947 la posición británica en Palestina ya no era sostenible, dado su declive como potencia imperial. Agotado por la Segunda Guerra Mundial, atacado por colonos judíos militantes y con una política exterior cada vez más erosionada por los Estados Unidos, el Reino Unido se tambaleó hasta su «retirada» en 1948, cuando se creó el estado israelí.

Ese año fue testigo de la expansión y consolidación del estado israelí mediante la guerra contra sus vecinos árabes, y del ascenso de Estados Unidos como potencia extranjera dominante en la región. Los intereses estratégicos de Estados Unidos eran tres: detener la expansión de la Unión Soviética en el Mediterráneo, proteger los yacimientos petrolíferos de la península arábiga y, por último, impedir que continuara la influencia británica o francesa en Oriente Medio.

En los años inmediatamente posteriores a la guerra, Estados Unidos veía a las antiguas potencias europeas como sus principales rivales en Oriente Próximo, más que a la Unión Soviética. El golpe Palavi de 1953 en Irán, apoyado por la CIA -una respuesta a la nacionalización iraní de los yacimientos petrolíferos británicos- tuvo el efecto de transferir el 40% del petróleo británico a Estados Unidos. El golpe convirtió a Irán en un estado cliente de Estados Unidos en la «zona blanda» de la frontera sur de la Unión Soviética, un bastión de la «cultura occidental» en Oriente Próximo. Del mismo modo, en la crisis de Suez de 1956, Estados Unidos impidió que la Unión Soviética reafirmara sus intereses nacionales en Egipto, dejando a estas viejas potencias imperiales en un segundo plano frente a Estados Unidos en Oriente Medio.

Sin embargo, con la incorporación de Egipto a la órbita soviética, tras el golpe de Estado de los Oficiales Libres en 1952, y la firma de un acuerdo armamentístico con Checoslovaquia en 1955, Estados Unidos se dio cuenta de que la Unión Soviética estaba intentando sacar músculo en la región. La contención de la Unión Soviética se convirtió entonces en la consigna oficial de la política exterior estadounidense, lo que significaba crear obstáculos a la influencia soviética en Oriente Medio. La política subyacente era la protección a toda costa de los intereses económicos estadounidenses.

Los intereses económicos de Estados Unidos en Oriente Medio

El principal interés de Estados Unidos en la región es, por supuesto, el petróleo. Además de situar a Estados Unidos a la cabeza de la jerarquía imperialista, la Segunda Guerra Mundial confirmó la centralidad estratégica de Oriente Medio como fuente clave de petróleo. Un informe del Departamento de Estado de 1945 calificaba a Arabia Saudí de «estupenda fuente de poder estratégico y uno de los mayores premios materiales de la historia mundial». Poco ha cambiado desde entonces, excepto que, como Estados Unidos experimentó su dinámica expansión fordista en las dos décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el petróleo adquirió un valor aún mayor.

Cuando la producción de automóviles y la industria petroquímica sustituyeron a la construcción de ferrocarriles como lugar clave de expansión, el capital pasó del carbón al petróleo, como materia prima fundamental. Las fuentes de petróleo, especialmente Oriente Medio con sus vastas reservas, se volvieron cruciales. Estados Unidos, cuyo valor se puso de manifiesto con la crisis energética de los años setenta, no se ha detenido ante nada para asegurarse el petróleo de la región antes que nadie. Una secundaria, pero no menos importante, fuente de beneficio para Estados Unidos, es lograda mediante el flujo de petrodólares árabes a Norteamérica en la forma de compras militares, proyectos de construcción, depósitos bancarios y otras inversiones, fenómeno que data de comienzos de los años 70.

El nacionalismo panárabe y el proletariado petrolero

Al principio, el recién nacido estado de Israel tuvo poco peso en las consideraciones de Estados Unidos. De hecho, durante la crisis de Suez, Estados Unidos se puso del lado de Egipto contra el expansionismo de Israel. No fue hasta el auge de un nacionalismo árabe más asertivo en la década de 1950 cuando Estados Unidos empezó a ver el potencial de una asociación estratégica desarrollada con «la entidad sionista».

El crecimiento de la producción de petróleo en Oriente Medio ha conducido a una rápida modernización de sociedades anteriormente tradicionales. Surgió una burguesía sustituta de los militares y la burocracia, comprometida con la acumulación nacional y orientada hacia el modelo de desarrollo capitalista de la Unión Soviética y opuesta al «imperialismo».

La forma más coherente de anti-imperialismo fue el nacionalismo «panárabe». Los orígenes del pan-arabismo se remontan al Imperio Otomano, que había unido a los árabes bajo el dominio turco, pero que se derrumbó tras la Primera Guerra Mundial. Oriente Medio fue dividido por potencias imperialistas que pretendían conquistar y controlar nuevos mercados y materias primas de importancia estratégica. Sin embargo, las nuevas fronteras iban en contra de la «lengua, costumbres y tradiciones comunes» que mantenían los habitantes del antiguo Imperio Otomano. En la ideología panarabista, una «comunidad natural», basada en la idealización de las relaciones sociales precapitalistas, sirve para neutralizar los antagonismos de clase. A pesar de ser un movimiento político modernista, el pan-arabismo fue capaz de utilizar esta «comunidad natural» imaginada para impulsar su proyecto modernizador y recuperar la lucha de clases.

Como movimiento nacionalista, el pan-arabismo sirvió para dividir y cooptar a la clase obrera de la región, contribuyendo así a promover el desarrollo capitalista. A pesar de ello, su orientación hacia la Unión Soviética y sus tendencias capitalistas de estado amenazaban los intereses particulares del capital occidental.3 Aunque estos intereses no eran en absoluto los mismos para los distintos capitales occidentales, a largo plazo las tendencias capitalistas de estado del nacionalismo árabe amenazaban con negar al capital occidental el acceso sin trabas a los yacimientos petrolíferos de Oriente Medio.

Pero el nacionalismo árabe, en los momentos en que ha cuajado en un pan-arabismo combativo, ha sido derrotado por Israel. Y desde el punto de vista económico, las burguesías de los diversos estados árabes tarde o temprano han encontrado difícil resistirse al enorme apoyo económico que supondría un realineamiento con Estados Unidos.4 La dificultad para la burguesía árabe (y la OLP no es una excepción), abiertamente panarabista o no, si desea evitar los desafíos internos, ha sido cómo alinearse de forma creíble con Estados Unidos al tiempo que parece mantener vivo el sueño de la independencia árabe y la destrucción de Israel.

Una expresión de esta tensión fue la subida de los precios del petróleo impuesta por la OPEP en 1973, que se consideró una respuesta a la Guerra de Octubre entre Israel y los Estados árabes. Sin embargo, las demandas del proletariado productor de petróleo hicieron que, en algunos países, una cantidad desproporcionada de los mayores precios del petróleo impuestos por la OPEP se gastara en las necesidades de la clase obrera, en lugar de en los altos niveles de tecnología necesarios para el desarrollo industrial.5

Los imperativos estratégicos de Estados Unidos se endurecieron en torno a dos perspectivas: primero, contener la amenaza percibida de la Unión Soviética, y segundo, aplastar o, cuando fuera posible, cooptar las diversas expresiones del nacionalismo árabe que se extendían por la región.

Además de su método habitual de intervención en el extranjero -apoyar con entusiasmo a la facción prooccidental más creíble de la burguesía, cooptar la mayor parte posible de cualquier movimiento popular y eliminar a los alborotadores impenitentes-, Estados Unidos ideó una sofisticada forma de presentar Oriente Medio como una parte del mundo en crisis permanente y que, en cualquier caso, era imposible de entender. La política estadounidense se convirtió entonces en una política de «gestión de crisis» y de «pacificación en el lugar más conflictivo del mundo». Cualquiera que fuera la crisis concreta, el petróleo y los petrodólares siguieron fluyendo de este a oeste, y Estados Unidos no se ha visto obligado a luchar por una paz duradera en la región.6

El nacionalismo palestino como hijo bastardo del sionismo laborista

Aunque Israel está cerca de los yacimientos petrolíferos de Oriente Medio, no tiene yacimientos petrolíferos propios, lo que se ha sumado a su vulnerabilidad estratégica en relación con sus vecinos. Sin embargo, su imagen de «bastión de la cultura occidental en un mar de atraso gobernado por pequeños déspotas»,7 ha sido utilizada por Estados Unidos para mantener el control sobre los yacimientos petrolíferos.

A partir de finales de la década de 1950, el aumento dramático de la ayuda financiera y militar dejó claro que Estados Unidos veía a Israel como un activo estratégico que contrarrestaba, y de hecho era capaz de abrumar, a los Estados clientes soviéticos de Egipto y Siria. Las guerras de 1967 y 1973 demostraron al mundo árabe exactamente lo poderoso que se había vuelto Israel. Ahora era la superpotencia de la región. La fuerza aérea israelí, especialmente, podía subyugar por completo el área del Mediterráneo oriental.

Israel también tenía una segunda utilidad para los políticos estadounidenses. Golpeado por su experiencia en Vietnam, y a menudo impedido de intervenir en los focos políticos del mundo como desearía, Estados Unidos en los años setenta y ochenta vio a Israel como un conducto a través del cual podía suministrar dinero y armas a diversos movimientos contrainsurgentes. Las clases dirigentes de Zaire, Sudáfrica, Angola, El Salvador, Guatemala e Indonesia fueron algunas de las que se beneficiaron de la oportuna ayuda israelí en sus intentos de mantenerse a salvo de ser desafíadas.

Aunque la burguesía estadounidense ha tendido a ser pro-sionista, Israel «nunca ha sido suficiente» para garantizar la seguridad de sus intereses. Han tenido que comprometerse directamente con los estados árabes, lo que a veces ha resultado ser una estrategia de alto riesgo, que no siempre le ha salido bien a Estados Unidos. Mientras que los Estados del Golfo y Turquía se han mostrado siempre incondicionales en su papel de clientes, el nacionalismo árabe, el «socialismo» y el islamismo han llevado a varias naciones árabes a adoptar una postura intransigente en sus relaciones con Estados Unidos. Egipto bajo Nasser, Siria bajo Hafez al-Asad, e Irán con los mulás son algunos ejemplos.

Actualmente hay dos ámbitos que siguen quitando el sueño a los responsables políticos estadounidenses. El primero es el islamismo, promovido inicialmente por los Estados Unidos como contrapeso a la Unión Soviética, pero que se ha convertido en algo casi imposible, o al menos muy difícil de recuperar para Estados Unidos y sus estados clientes. De Siria a Jordania, pasando por Egipto, las cárceles de Oriente Medio están llenas de islamistas radicales contrarios a los Estados Unidos.

El segundo problema es la cuestión recurrente de los palestinos. La creación por parte de Israel de una gran diáspora palestina en todo el proletariado productor de petróleo de Oriente Medio llevó a sectores de la burguesía árabe a adoptar una postura radical antiestadounidense. Como «perro guardián» del imperialismo estadounidense, Israel proporcionaba la amenaza exterior que unificaba a las burguesías árabes emergentes y movilizaba a los trabajadores árabes. Cada que la burguesía árabe ha enfrentado el antagonismo proletario, ha sido capaz de desviar la ira del proletariado contra «el verdadero enemigo», Israel. Después de 1967, la OLP se convirtió en la principal expresión política del pan-arabismo.

Ante la hostilidad panárabe, la burguesía israelí ha buscado alianzas militares con países islámicos no árabes. Sin embargo, la asociación de Israel con Irán se vio truncada por el derrocamiento de la dinastía Palavi en 1979. El nuevo régimen chiita era, si cabe, más vehementemente antioccidental que los nacionalistas árabes.8 Más recientemente Israel ha encontrado en Turquía un nuevo aliado no árabe en la región.

Así, el nacionalismo panárabe, que fue la base ideológica del nacionalismo palestino, ha estado ligado y ha sido mantenido por el sionismo.9 Al igual que su némesis, el sionismo también fue un movimiento político nacionalista basado en la idealizada «comunidad natural», en este caso de judíos.10 Es imposible entender el levantamiento actual, y la ideología nacionalista que lo impregna, sin entender el nacionalismo al que pretendía oponerse: el sionismo. Hasta hace relativamente poco, su forma dominante podía denominarse sionismo laborista, al que ahora nos referiremos.

Historia de dos movimientos de liberación nacional: el sionismo laborista y el Movimiento Nacional Palestino; el sionismo laborista y la militancia de la clase obrera judía europea

El sionismo laborista se ha basado tradicionalmente en varias grandes estructuras institucionales, principalmente la Histadrut y el Fondo Nacional Judío (FNJ). La Histadrut es un «sindicato» dirigido por el estado, que siempre ha sido también un importante empleador. Incluso antes de la creación de Israel era un embrión de departamento de trabajo que también cumplía las funciones de sindicato para algunos sectores de trabajadores judíos. El Fondo Nacional Judío (JNF) se creó en 1903 como fondo para recaudar donativos de los sionistas. Su función principal ha sido la de organismo nacional de administración de tierras. Compró grandes cantidades de tierra en nombre de «todos los judíos» y controló gran parte de las tierras en el 48. Las tierras del JNF solo podían ser arrendadas a judíos y trabajadas por judíos y pasaron a ser propiedad del estado en 1948. El 80% de los israelíes vive en tierras que inicialmente eran propiedad del JNF, gran parte de las cuales siguen bajo su control.

Los primeros sionistas eran un grupo de presión burgués que se dedicaba a presionar a diversos dirigentes europeos (incluido Mussolini). A diferencia de la mayoría de los judíos europeos, estos sionistas se identificaban como anticomunistas. Veían a sus aliados en los «honestos antisemitas» que les darían tierras para librarse de la «amenaza revolucionaria» judía.

También cortejaron a capitalistas judíos de Europa occidental que querían evitar la continua inmigración de judíos militantes de Europa del Este a sus países (lo que consideraban que comprometía la asimilación y fomentaba el antisemitismo) y a Estados coloniales que podían darles o venderles tierras (que no tenían por qué ser necesariamente Palestina en ese momento). Sin embargo, el sionismo siempre necesitó ser un movimiento de masas y los primeros sionistas estaban dispuestos a ser flexibles con sus lealtades políticas para facilitarlo.

En sus inicios, el sionismo era irrelevante para la mayoría de los judíos europeos de clase trabajadora, cuya lealtad tendía a estar con el movimiento obrero revolucionario que barría el continente.11 Al igual que el proletariado judío militante, muchos judíos de clase media de Europa oriental descubrieron que, cuando se enfrentaban al antisemitismo de derechas, el único lugar para ellos era la izquierda.

Para atraer a este electorado, los grupos sionistas fueron forzados a hacer hincapié en sus aspectos más «socialistas».12 Estos aspectos convergían con el deseo, expresado en el sionismo, de volver a los lazos comunitarios precapitalistas, que constituían la base misma de la «identidad judía». Los elementos más «socialdemócratas» del pensamiento sionista se hicieron prominentes y prevalecieron como la forma dominante del sionismo, y esto es lo que permitió a los grupos sionistas ganar terreno en el movimiento obrero judío.

La llegada del sionismo obrero a Palestina

Los primeros asentamientos judíos eran empresas más o menos comerciales, que solían acabar empleando a trabajadores árabes (a menudo recién proletarizados debido a las compras sionistas de tierras).13 Los nuevos inmigrantes judíos en busca de trabajo a veces incluso se encontraban en busca de trabajo ocasional en las mismas condiciones que los árabes.14

Las instituciones del sionismo laborista empezaron a cobrar auge en la comunidad judía palestina hacia la década de 1920. Había habido una lucha en curso desde alrededor de 1905 cuando, tras el fracaso de la revolución de 1905, muchos judíos rusos de izquierda se pasaron al sionismo. La segunda oleada de inmigración sionista estaba formada principalmente por judíos jóvenes, educados, de clase media e izquierdistas que querían regresar a la tierra y trabajar como pioneros. Se desilusionaron con la colonización sionista, que consideraban demasiado capitalista para estar a la altura de sus esperanzas. En oposición a los capitalistas judíos, que estaban contentos de emplear mano de obra árabe en la medida en que fuera más barata, introdujeron la idea de que la tierra y los negocios judíos debían ser trabajados exclusivamente por mano de obra judía. Si una parte del antisemitismo moderno es un pseudo-anticapitalismo, en el que se equipara al judío con el lado abstracto de la forma de la mercancía -trabajo abstracto y no trabajo concreto, finanzas y circulación «desarraigadas y cosmopolitas», en lugar de producción basada en la tierra;15 en un nivel el sionismo, con su énfasis en el trabajo productivo y el retorno a la tierra, es una respuesta. Se pensaba que, en un Estado exclusivamente judío, los judíos no se concentrarían en determinados oficios y profesiones, sino que participarían plenamente en la división capitalista del trabajo. De ahí que sus lemas fueran: «la conquista de la tierra» y «la conquista del trabajo».

Esto provocó un conflicto entre los colonos más antiguos y los nuevos inmigrantes.16 Los empresarios judíos que siguieron empleando mano de obra árabe fueron objeto de piquetes por parte de los sindicatos sionistas.17 El conflicto fue silenciado por la organización sionista, que utilizó gran parte de sus fondos para subvencionar los salarios judíos, de modo que los empresarios pudieran emplear a judíos tan baratos como a árabes. Sin embargo, sigue habiendo huelgas. En respuesta a esto, la oposición de derechas organizó a los esquiroles en un «sindicato nacional» con la ayuda de inmigrantes pequeñoburgueses polacos, granjeros ricos y propietarios de fábricas. También llevaron a cabo ataques contra organizaciones de la clase trabajadora.18 Sin embargo, los sionistas de izquierdas partidarios de la «conquista del trabajo» recibieron un gran impulso con las huelgas generales palestinas de 1936, en las que los obreros judíos esquirolearon a los palestinos en huelga.

En los años veinte, la Histadrut organizaba a más de tres cuartas partes de los trabajadores judíos y era el principal empleador después del gobierno británico. También dirigía las bolsas de trabajo y estaba muy vinculada a las cooperativas de venta y producción. Con toda esta estructura, la Histadrut era una base vital del «cuasi gobierno» de las organizaciones sionistas, que organizaba la educación, la inmigración y los asuntos económicos y culturales. Así pues, incluso antes de 1948, el Estado sionista se estaba enraizando en formas socialdemócratas corporativistas.19

Estratificación étnica sionista

Tras la apropiación masiva de tierras en 1948, surgió por primera vez el eterno problema de la escasez de mano de obra judía. Los judíos burgueses europeos presentaron el sionismo a sus financiadores y partidarios como la solución a la militancia de los trabajadores judíos. Sin embargo, resultó que la mayoría de los judíos no querían ir a Israel y se sentían más tentados por Estados Unidos o Europa Occidental. A los judíos europeos les desanimaba la desventaja territorial del minúsculo Estado en relación con sus hostiles vecinos árabes, lo que a su vez alimentaba el imperativo de expandirse: a diferencia de Egipto al oeste y Siria al noreste, Israel no podía permitirse perder ni un acre de tierra. La consiguiente militarización de la sociedad israelí fue un desincentivo más para los inmigrantes potenciales.

Este problema se resolvió parcialmente con la inmigración de judíos de Oriente Medio y del norte de África. Sin embargo, muchos judíos orientales no deseaban trasladarse a Israel, e incluso se oponían al sionismo, porque precarizaba su situación, especialmente en los países árabes. Gran parte de la burguesía árabe intentaba promover el pan-arabismo como oposición al sionismo, aunque los judíos orientales no fueron sometidos a nada parecido a un genocidio sistemático al nivel del holocausto, hubo progromos en algunos países de Oriente Medio. La creación de Israel, la guerra de 1948 y el posterior aumento del nacionalismo árabe desestabilizaron aún más la posición de los judíos orientales, y muchos de ellos emigraron a Israel.20

Los judíos orientales fueron a menudo proletarizados en el proceso de su dislocación. Los que tenían cualificaciones profesionales se encontraron con que éstas no eran reconocidas en Israel y a menudo se les arrebataban sus bienes a su llegada. Por el contrario, los judíos occidentales recibieron un trato preferente en materia de vivienda y empleo, y algunos pudieron utilizar las reparaciones de guerra individuales de Alemania como capital monetario. Con frecuencia, los judíos orientales también fueron ubicados en los campos de tránsito y en las ciudades de desarrollo más cercanas a las fronteras, que estaban superpobladas y eran peligrosas. En el caso de los judíos, en su mayoría norteafricanos, arrojados en ciudades fronterizas como Musrara, el Estado hizo la vista gorda cuando ocuparon las casas de los árabes desplazados por la guerra expropiatoria de 1948. Así que, en la práctica, los judíos orientales acabaron vigilando las fronteras contra los árabes. Así pues, la aplicación del sionismo obrero en Israel se basó en la estratificación étnica de la clase obrera, no sólo entre judíos y árabes, sino también entre judíos occidentales y orientales. Fue el trabajo de los judíos orientales, así como de los pocos palestinos que quedaban, lo que se convirtió en la fuerza motriz para «hacer florecer el desierto» en un Estado capitalista moderno.

Sin embargo, Israel nunca ha tenido una economía capitalista «normal», debido al desproporcionado papel desempeñado por el apoyo financiero exterior. Desde la década de 1950, Alemania Occidental aportó anualmente unos mil millones de marcos como reparación colectiva por el holocausto nazi. Más significativa ha sido la contribución de Estados Unidos. En 1983, Israel, con sólo 3 millones de habitantes, recibió el 20% de toda la ayuda estadounidense. En otras palabras, cada familia israelí recibió del gobierno estadounidense el equivalente a 2.400 dólares. Sin embargo, como el estado capitalista más desarrollado de la región, la burguesía israelí había acumulado sus propios sepultureros potenciales, en forma de una combativa clase obrera.

La resistencia de la clase obrera judía y el imperativo de expansión

A diferencia de muchos otros países de Oriente Medio, Israel siempre ha tenido una clase obrera relativamente numerosa concentrada en un área reducida. La estratificación étnica ha salvaguardado la aparición de un proletariado homogéneo enfrentado al capital israelí. Sin embargo, a pesar de ello, la clase obrera israelí se ha mostrado combativa. La principal característica de la lucha de clases en este periodo fueron los judíos orientales que impugnaban su posición subordinada en la sociedad israelí. A lo largo de la década de 1950 se produjeron disturbios en los campos de tránsito, de mayoría oriental, por el «pan y el trabajo», que a menudo se volvieron contra la policía. En 1959 comenzaron los «disturbios de Wadi Salib» en un barrio marginal de Haifa, que se extendieron inmediatamente a otros lugares con una gran población judía marroquí.

Al igual que en los Estados de Europa Occidental, los conflictos de clase en Israel se mediaban a través de instituciones socialdemócratas. Sin embargo, muchos de los judíos orientales militantes veían a la Histadrut y al Partido Laborista como el enemigo, por lo que estas instituciones eran a menudo objeto de ataques. En una ocasión, en 1953 la oficina de Histadrut en Haifa fue sujeta a un ataque incendiario por parte de manifestantes judíos orientales, que veían su corporativismo desnudo como una de las personificaciones de su subordinación.

A principios de la década de 1960, la economía israelí estaba en crisis, en parte debido al agotamiento de las reparaciones de guerra alemanas, que habían proporcionado al capital israelí su impulso inicial. Muchos de los inmigrantes, que se habían trasladado a Israel esperando una vida mejor, se enfrentaban ahora a un desempleo creciente. Los trabajadores judíos siguieron haciéndole la vida difícil a la burguesía israelí, con 277 huelgas sólo en 1966.21 Con la quema de la bandera roja (que simbolizaba la hegemonía del Partido Laborista) convirtiéndose en una rutina en las manifestaciones de los estibadores, estaba claro que las formas socialdemócratas del sionismo laborista estaban fracasando a la hora de recuperar las luchas de los trabajadores judíos.

El auge posterior a 1967

Tras la guerra de 1967, el estado israelí no sólo seguía rodeado de Estados árabes hostiles, sino que además gobernaba sobre la población palestina de los territorios ocupados. Un tercio de la población gobernada por el estado israelí era ahora palestino. Frente a estas amenazas internas y externas, la supervivencia del Estado sionista exigía la unidad de todos los judíos israelíes, tanto occidentales como orientales. Pero para unir a todos los judíos en torno al estado israelí era necesario que los judíos orientales, antes excluidos, se integraran en un asentamiento sionista laboral ampliado. Convenientemente, las mismas circunstancias que exigieron la expansión del asentamiento sionista obrero también proporcionaron las condiciones necesarias para llevar a cabo una reestructuración social de tal envergadura.

En primer lugar, la guerra de 1967 había obligado a Estados Unidos a comprometerse con Israel como contrapeso al creciente nacionalismo panárabe que se alineaba con la Unión Soviética. En segundo lugar, la ocupación de Cisjordania proporcionó a Israel una gran reserva de mano de obra palestina altamente explotable. Fue esta mano de obra palestina barata, combinada con la creciente infusión de ayuda estadounidense, la que proporcionó las condiciones previas vitales para la rápida expansión de la economía israelí durante los diez años siguientes.

Después de 1967, el estado israelí pudo seguir una política de keynesianismo militar que hizo que el gasto militar aumentara hasta el 30% del PIB en la década de 1970. El aumento del gasto público, financiado por el creciente déficit presupuestario del Gobierno, impulsó el auge económico. De este modo, el gobierno fue capaz de crear una abundante oferta de oportunidades de empleo, no sólo directamente a través de la expansión del empleo en el sector público, sino también indirectamente a medida que el sector privado se expandía para satisfacer las crecientes demandas del ejército. La creciente demanda de armamento de alta tecnología por parte del ejército israelí proporcionó beneficios fiables a los cinco grandes conglomerados que habían dominado la economía de Israel desde la década de 1950, y que estaban dominados por la burguesía judía occidental. Sin embargo, el ejército israelí también exigía la construcción de bases militares, cuarteles e instalaciones que ofrecían oportunidades de negocio a una pequeña burguesía judía oriental emergente que podía obtener grandes beneficios empleando mano de obra palestina barata.

Además de satisfacer las necesidades del mercado nacional, el armamento se convirtió en la exportación más importante de Israel. Con gran parte del sector público convertido ahora en acumulación militar, sólo aquellos que reunían los requisitos para el servicio militar podían trabajar en estas industrias. Incluso los «ciudadanos» árabes israelíes estaban excluidos de este dudoso privilegio, por no hablar de los palestinos de los territorios, por lo que las industrias «estratégicas» (mejor pagadas) estaban por definición sólo al alcance de los judíos (a menudo orientales).

Aunque la militarización de la economía ayudó a integrar a los judíos orientales, reforzó la subordinación de los trabajadores no judíos. En la práctica, Israel tenía ahora un mercado laboral de dos niveles: judío y palestino. Cabe destacar que la ocupación israelí de estos territorios no llegó a la anexión de jure. Esto habría implicado conceder los mismos derechos de ciudadanía limitados a los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza, como se había concedido a los palestinos que habían logrado permanecer dentro de las fronteras de 1948 hasta 1966. La ocupación permitió al capital israelí, sobre todo en la agricultura y la construcción, bombear el excedente de mano de obra de los trabajadores palestinos sin comprometer el carácter judío del Estado. Los palestinos no estaban integrados en la sociedad israelí: trabajaban en Israel durante el día y por la noche debían regresar a sus dormitorios en Cisjordania y la Franja de Gaza. Mientras la mano de obra barata de los palestinos alimentaba un auge de la construcción a ambos lados de la Línea Verde, la economía israelí se veía aún más impulsada por la subordinación de los territorios como mercado cautivo para los productos de consumo israelíes.

Además, mediante el control de los contratos públicos y de los imperativos de la seguridad nacional, así como del desarrollo militar y de la construcción, el estado israelí pudo aplicar una política de industrialización rápida y de sustitución de las importaciones. Protegido de la competencia extranjera por elevados aranceles a la importación y generosas subvenciones a la exportación, la inversión se canalizó hacia el desarrollo de una industria manufacturera moderna. Esto permitió a Israel sustituir las importaciones de manufacturas extranjeras por manufacturas de producción nacional, una política que iba a establecer a Israel como una economía industrializada relativamente avanzada a finales de la década de 1970.

Las políticas de keynesianismo militar y rápida industrialización condujeron a un enorme déficit de la balanza de pagos, ya que la demanda tanto de los consumidores como de la industria iba por delante de la oferta. El déficit de la balanza de pagos llegaría al 15% del PIB. Este déficit sólo pudo financiarse con la ayuda del generoso flujo de ayuda estadounidense.

Así pues, la rápida expansión económica y el desarrollo de Israel en los diez años posteriores a la Guerra de los Seis Días proporcionaron las condiciones materiales necesarias para la expansión del asentamiento sionista obrero. Mientras que en 1966 el desempleo en Israel era del 11%, ahora la economía podía funcionar más o menos a pleno rendimiento. El Estado sionista podía ahora ofrecer un puesto de trabajo y un nivel de vida creciente en una economía moderna y occidentalizada a todos los judíos que decidieran vivir allí.

Los asentamientos y la colonización sionista laborista

Desde el final de la Guerra de los Seis Días, la política de establecer asentamientos judíos en los territorios ocupados ha sido una parte importante de la expansión del asentamiento sionista laborista para incluir a los judíos orientales anteriormente excluidos. Por supuesto el objetivo inmediato de establecer asentamientos era consolidar el control de Israel sobre los territorios ocupados. Sin embargo, la política de asentamientos también ofrecía a los a los sectores pobres de la clase obrera judía vivienda y oportunidades de trabajo que les permitieran escapar de su posición subordinada en el propio Israel. Esto fue especialmente importante en la década de 1970, cuando la falta de alojamiento decente llevaba a algunos judíos orientales a ocupar edificios vacíos en ricos suburbios judíos occidentales.

Los asentamientos ofrecieron una alternativa a esta apropiación directa antagónica, dirigiendo el antagonismo hacia otra parte. Colocaron a la clase obrera judía en primera línea, en relación directa y antagónica con el proletariado palestino, potencialmente insurreccional. Como tal, los vinculaba al Estado sionista, que protegía sus privilegios recién adquiridos frente a las reivindicaciones de los palestinos. En 1971 ya había 52 asentamientos.

Los Panteras Negras israelíes

Sin embargo, no todos se integraron en el asentamiento sionista laborista, y las luchas de clases continuaron. Muchos jóvenes judíos orientales quedaron excluidos de los «beneficios» de la ocupación, porque tenían antecedentes penales y no podían acceder a los buenos empleos y a la vivienda, que se suponía eran el derecho de nacimiento de los judíos en Israel. El auge posterior a 1967 llevó al aburguesamiento de lo que habían sido ciudades fronterizas como Musrara, que expulsó a los judíos norteafricanos pobres. Esta fue la base de un nuevo movimiento, los Panteras Negras israelíes.

Su base social era posiblemente más marginal que la de los movimientos de los años sesenta. Sin embargo, su manifestación de 1971 contra la represión policial atrajo a decenas de miles de personas y se saldó con 171 detenciones y 35 personas hospitalizadas durante los enfrentamientos con la policía. También coquetearon con los antisionistas de izquierda, y algunos incluso consideraron la posibilidad de entablar conversaciones con la OLP. Algunos panfletos fueron escritos por miembros o simpatizantes de Matzpen (pequeño pero conocido grupo antisionista) y en algunos momentos hubo alianzas. Los comentarios de los Panteras Negras muestran que empieza a surgir una posición de clase: «nos necesitan siempre que tienen una guerra», «no quiero pensar lo que pasará cuando haya paz», «si los árabes tuvieran sentido común dejarían en paz a los judíos para que acabaran entre ellos».

Sin embargo, su crítica a la sociedad israelí se vio socavada por elementos que buscaban acomodo dentro del sionismo laborista y, por tanto, se oponían a establecer vínculos con la izquierda antisionista o, peor aún, con esos parias sociales que son los palestinos. Varios miembros destacados de los Panteras Negras obtuvieron mejores viviendas y empleos y abandonaron el grupo, cada vez más preocupado por las divisiones internas.

No obstante, la insatisfacción de los judíos orientales con el establishment sionista laborista seguía siendo fuerte, y la cooptación de radicales judíos, como las principales figuras de los Panteras Negras, formaba parte de un clima en el que los trabajadores judíos en general esperaban un mejor nivel de vida que sus padres. La necesidad de garantizar el pleno empleo para todos los judíos reforzó la posición negociadora de los trabajadores judíos en la negociación salarial, lo que acarreaba problemas de inflación para la economía israelí.

Estos problemas no eran exclusivos de Israel: Europa Occidental y América también se enfrentaban a un proletariado que, en lugar de contentarse con las «ganancias» del acuerdo de posguerra, lo utilizaba para imponer más restricciones a la acumulación de capital. En Israel, estos problemas se vieron agravados por las restricciones de la acumulación intensiva y por los imperativos de la seguridad.

Dado este atrincheramiento de la clase obrera judía, la política de expansión económica intensiva basada en la sustitución de importaciones había empezado a alcanzar los límites de los estrechos confines de la economía israelí, a finales de la década de 1970. El crecimiento económico de más del 10% anual alcanzado a principios de la década de 1970 se redujo a un modesto 3%. Esta ralentización provocaría una crisis inflacionista que vería aumentar los precios un 100.000% en sólo siete años. Esta crisis sólo podía resolverse socavando seriamente el acuerdo sionista laboral, con su relativamente generoso salario social.

La crisis inflacionaria de 1978-1985

El pleno empleo en una economía dominada por unos pocos grandes conglomerados, protegidos de la competencia extranjera por altas barreras arancelarias, es una receta clásica para la inflación. La indexación del 85% de los contratos salariales a la inflación de los precios, junto con otras prestaciones sociales y otras formas de ingresos, significaba que cualquier subida de los precios se traducía pronto en un aumento de los salarios, lo que a su vez provocaba un aumento de los precios, ya que los costes salariales más elevados repercutían en el consumidor. Como resultado, la economía israelí era muy propensa a una espiral viciosa de salarios y precios.

El keynesianismo militar había provocado una tasa de inflación de entre el 30% y el 40% durante la mayor parte de la década de 1970. Sin embargo, al mantener el tipo de cambio fijo de la libra israelí con el dólar estadounidense (a pesar del colapso del sistema de tipo de cambio fijo de Bretton Woods en 1973), el gobierno israelí pudo contener la inflación. La subida de los precios internos se vio compensada por el hecho de que, con un tipo de cambio fijo, las importaciones seguían siendo más baratas de lo que habrían sido nunca, lo que servía para mantener bajo el índice de precios en el que se basaban las subidas salariales. Por supuesto, el aumento de los precios internos en un régimen de tipo de cambio fijo restaba competitividad a la industria israelí, pero esto podía compensarse elevando los aranceles, aumentando las subvenciones a la exportación y mediante la devaluación controlada ocasional de la libra israelí.

Sin embargo, la ralentización de la economía combinada con la cambiante situación política en Oriente Medio provocó un giro decisivo en la política económica que desencadenaría una crisis económica en la década de 1980. Este cambio de política se produjo con la elección del Gobierno del Likud en 1978, que puso fin a treinta años de gobierno del Partido Laborista. El realineamiento de la derecha, junto con las escisiones en el Partido Laborista, permitió al Likud beneficiarse electoralmente del continuo desencanto de los judíos orientales con los laboristas. No obstante, las políticas deflacionistas del Likud sólo podían aplicarse enfrentándose a la clase obrera judía, cuyo atrincheramiento había contribuido a la crisis inflacionista y a la disminución de los beneficios de sectores de la burguesía israelí. El Likud también se enfrentó a una acción de retaguardia contra algunas de sus políticas, del «establishment obrero» de la burguesía occidental, ya que la Histadrut se esforzaba por mantener a raya las luchas de la clase obrera israelí, como los piquetes violentos de los peones camineros.

Estados árabes, expansión y Estados Unidos

La decisiva victoria de Israel en la guerra de 1973 había roto definitivamente la unidad de los Estados árabes. La posición de Israel en Oriente Medio estaba ahora asegurada frente a la amenaza externa de una alianza árabe hostil. De todos modos, el posterior alineamiento de Egipto con Estados Unidos puso en duda el compromiso a largo plazo de este país con la financiación de Israel. Si los Estados árabes se alineaban con Estados Unidos, ¿por qué iban a seguir inyectando miles de millones de dólares en Israel?

Además, con Egipto neutralizado en el sur se abría el camino a la expansión israelí en el norte y el este. La anexión de los territorios ocupados de Cisjordania y la subordinación económica de Jordania y Líbano ofrecían una salida a las crecientes restricciones de la acumulación intensiva.

Pero estas políticas iban en contra de los intereses de Estados Unidos. Aunque Estados Unidos quería a Israel como su perro guardián imperialista en Oriente Próximo, no quería que este perro guardián desestabilizara la región y molestara a sus aliados ricos en petróleo, como Arabia Saudí. La política del Likud de crear un gran Israel exigía, por tanto, aflojar las cadenas de oro de la ayuda estadounidense.

La fuga de capitales de las economías occidentales a finales de la década de 1970 y el consiguiente crecimiento del capital financiero mundial crearon la perspectiva de reducir la dependencia de Israel de la ayuda estadounidense. Siguiendo una política de liberalización y desregulación económica se esperaba que Israel pudiera aprovechar los flujos de capital internacional y reducir así su dependencia de Estados Unidos. Esta política de liberalización propugnada por el Partido Likud también estaba de acuerdo con muchos miembros de la burguesía israelí que, ante la disminución de los beneficios, querían mayores libertades para encontrar áreas de inversión rentables.

Como consecuencia, a las pocas semanas de asumir el cargo, Milton Friedman -uno de los pioneros de lo que hoy se conoce como «neoliberalismo»- fue llamado para asesorar sobre un programa de liberalización. Como resultado del asesoramiento de Friedman, el nuevo gobierno israelí recortó los aranceles a la importación y las subvenciones a la exportación, relajó los controles sobre la transferencia de divisas dentro y fuera del país y abandonó el tipo de cambio fijo de la libra israelí con el dólar estadounidense.

A las pocas semanas de romperse su vínculo con el dólar estadounidense, la libra israelí había perdido 1/3 de su valor. El precio de los bienes importados se disparó, aumentando el índice de precios. En pocos meses, la indexación de los salarios hizo que la tasa de inflación superara el 100%. Tras esta aceleración de la inflación, la libra israelí fue sustituida por el shekel como moneda de Israel, a un tipo de cambio de diez libras por shekel.

Sin embargo, la política de liberalización combinada con el fuerte recorte de los salarios reales, provocado por el retraso de la indexación salarial con respecto a la aceleración de la inflación de precios, impulsó los beneficios y dio lugar a un nuevo repunte del crecimiento.22 Como resultado, en 1981 la economía israelí recuperó las tasas de crecimiento de principios de los años setenta. De hecho, en aquel momento, con la crisis mundial aún no terminada, se argumentó que las altas tasas de inflación de Israel no importaban. Como el valor externo del shekel medido en dólares caía al mismo ritmo que la inflación erosionaba su valor interno, se argumentaba que en términos de dólares la inflación era más o menos cero. De hecho, una tasa de inflación cero en términos de dólares, comparada con las tasas de inflación mucho más altas de Estados Unidos y otros países, implicaba una creciente competitividad internacional de la industria israelí.

Tal optimismo no duró mucho. Cuando el crecimiento económico empezó a tambalearse y el déficit público a crecer como resultado de la invasión del Líbano, creció el temor de que las altas tasas de inflación pudieran derivar fácilmente en una hiperinflación incontrolable. Como consecuencia, el gobierno de Begin introdujo un nuevo conjunto de políticas económicas encaminadas a reducir gradualmente la tasa de inflación. Los recortes del gasto público se combinaron con una política de limitación de la caída del tipo de cambio del shekel con respecto al dólar estadounidense al 5% mensual. Al mismo tiempo, se intentó limitar la indexación de los ingresos.

La política de limitar la caída del shekel tuvo la ventaja inmediata para la popularidad del gobierno al abaratar las importaciones de bienes de consumo. Pero al mismo tiempo también restó competitividad a las exportaciones israelíes. Cada vez más incapaces de competir, las empresas israelíes empezaron a quebrar y el desempleo a aumentar. Al mismo tiempo, los intentos de mantener bajos los salarios provocaron un creciente malestar social.

Tras la dimisión de Begin en otoño de 1983, el temor a que el gobierno no pudiera evitar una fuerte caída del valor del shekel provocó una avalancha de ahorradores que querían cambiar sus shekels por dólares. El gobierno se vio obligado a nacionalizar los principales bancos y permitir la caída del shekel frente al dólar. Para tranquilizar a los mercados financieros, el gobierno israelí se vio obligado a anunciar importantes recortes del gasto público y políticas monetarias restrictivas.

Estas nuevas políticas se encontraron con la firme oposición tanto de la Histadrut como de los principales capitalistas del «establishment obrero». La Histadrut convocó una serie de huelgas que paralizaron el país. Incapaz de mantener bajos los salarios, el giro en la espiral salarios-precios provocado por la brusca caída del shekel condujo a una aceleración de la inflación de los precios. En vísperas de las elecciones de julio de 1983, la tasa de inflación se acercaba al 400%. Al ir los salarios por detrás de los precios, esta aceleración de la inflación había provocado una reducción del 30% de los salarios reales.

Tanto los laboristas como el Likud perdieron apoyo en las elecciones y se vieron obligados a unirse para formar un gobierno de «unidad nacional», con Peres, el líder laborista, como Primer Ministro. Utilizando su influencia en la clase dirigente laborista, Peres propuso un programa de medidas de emergencia. Se impuso una tasa salarial del 10%, se suspendió la indexación y se congelaron los precios salariales durante tres meses. Todo ello iba a ir respaldado por un programa de recortes del déficit presupuestario sin precedentes, cuyo objetivo era reducir a la mitad el déficit presupuestario del 20% del PIB. Cuando este programa se introdujo en en otoño de 1983, tras largas negociaciones durante el verano, la tasa de inflación había alcanzado el 1000%.

El programa de Peres resultó ser un éxito parcial. Ante la fuerte oposición de la Histadrut, el gobierno del Likud había renunciado a manipular la indexación de los salarios y otros ingresos. Sin embargo, interferir en la indexación de los salarios parecía más legítimo a los ojos del «establishment laborista», cuando lo proponía una destacada figura laborista. Para mayo de 1985, la tasa de inflación había vuelto al 400% y, a pesar de la creciente oposición, el déficit presupuestario se había reducido al 15% del PIB. Peres anuncia una nueva ronda de medidas. Una nueva congelación de precios y salarios de tres meses iba a ir acompañada de otra ronda de recortes del gasto público destinada a reducir de nuevo a la mitad el déficit presupuestario del gobierno. Al mismo tiempo, el shekel se devaluaba un 19% y se mantenía un tipo de cambio fijo con el dólar estadounidense.

Sin embargo, aunque hubiera sido posible conseguir que el «establishment obrero» apoyara estas medidas de austeridad, el antagonismo de los trabajadores judíos a otra ronda de apretarse el cinturón amenazó con salirse de las limitaciones de la recuperación de la Histadrut. Ante el aumento de las huelgas salvajes, la Histadrut convocó una huelga general que obligó al gobierno a permitir una «recuperación» salarial limitada antes de la congelación de los precios salariales, pero esto hizo poco para mitigar el recorte del 20% de los salarios reales y el fuerte aumento del desempleo que habían resultado de la primera ronda de medidas de austeridad de Peres.

Las políticas draconianas del gobierno Likud-Labour acabaron salvando a Israel de la hiperinflación. En 1986, la tasa de inflación había descendido a un respetable 20%. No obstante, al resolver la crisis inflacionista, Peres había socavado gravemente el acuerdo sionista laborista. Aunque los salarios reales empezaron a recuperarse lentamente a partir de 1986, el desempleo se disparó a niveles que no se habían visto desde la depresión de principios de los sesenta y se mantuvo alto durante los ochenta y principios de los noventa. Las continuas medidas de austeridad a lo largo de la década de 1980 supusieron nuevos recortes en el presupuesto de bienestar y la erosión de las garantías sociales. Estas medidas se impusieron a la clase trabajadora judía, con la ayuda de la Histadrut.

Los políticos de los dos principales partidos empezaron a adoptar políticas «neoliberales», aunque el progreso real hacia la desregulación y la privatización de las industrias nacionales fue lento al principio, debido en parte a la resistencia de la Histadrut, propietaria de muchos de los principales conglomerados estatales. Sin embargo, el desempleo, la precarización y las prácticas laborales flexibles se convirtieron en una realidad para sectores cada vez más amplios de la clase obrera israelí.

Con el desmantelamiento de los aspectos más sociales del sionismo laborista tras la crisis inflacionista de principios de los 80, la política de asentamientos en los territorios ocupados se ha convertido en un elemento cada vez más importante para vincular a la clase obrera judía al Estado sionista. De hecho, como ha reconocido el Likud, los colonos han proporcionado apoyo popular a la estrategia a largo plazo de establecer un gran Israel que sectores de la burguesía israelí ven como el medio de salir del estancamiento crónico de la economía israelí desde finales de los años setenta. En cierta medida, los asentamientos han trasladado la carga política de la ocupación lejos del Gobierno, sobre todo si es laborista. La reticencia de Israel a hacer concesiones a los palestinos puede achacarse a la intransigencia y el «extremismo» de los colonos, que se ven obligados a identificarse con los imperativos de seguridad mucho más que el gobierno más «halcón».

Por otro lado, la aceleración de la construcción de asentamientos representa un pequeño compromiso con los sectores de la burguesía israelí que abogaban por la anexión de iure de los territorios ocupados. Como la crisis sólo podía resolverse desmantelando los aspectos de salario social del asentamiento sionista laborista, los asentamientos se convirtieron tanto en una forma de compensación social para los judíos pobres, como en una forma de anexación, para hacer realidad el sueño de un Israel más grande por otros medios. Sin embargo, Israel aún no se ha librado de su dependencia de la ayuda estadounidense, por lo que debe frenar sus excesos expansionistas.

Asentamientos y contradicciones

La oposición a la construcción de asentamientos por parte de muchas de las clases medias israelíes que apoyaban a Paz Ahora agravó los problemas de la burguesía israelí.23

La ocupación de Gaza y Cisjordania ha desempeñado un papel vital en el compromiso de clase en Israel desde 1967. A través de la subordinación de los trabajadores palestinos, combinada con los beneficios de la ayuda de los Estados Unidos, la clase obrera judía fue capaz de manejar mayores salarios que sus vecinos palestinos, y evitar los trabajos más serviles. Debido a la ocupación de la tierra, los judíos de clase trabajadora, que no podían permitirse vivir en zonas urbanas, pudieron obtener viviendas subvencionadas (construidas por mano de obra palestina barata). Así que los judíos de clase trabajadora fueron arrojados a lo que en realidad era una zona tampón de seguridad en los territorios ocupados.

Estas medidas fueron vitales para reducir la militancia proletaria judía, pero provocaron directamente la resistencia de las clases medias liberales y, lo que es más importante, de los palestinos. El problema permanente para la burguesía israelí era cómo mantener su compromiso con la clase obrera judía sin provocar demasiado a los palestinos. Con la densa población palestina hacinada en un espacio cada vez más reducido por la invasión de los asentamientos en los que muchos de ellos se veían obligados a trabajar, a principios de la década de 1970 se habían producido rebeliones en los campos de refugiados de Gaza, que habían sido aplastadas (literalmente) por los tanques de Sharon. Desde entonces, Gaza había estado relativamente tranquila. Pero ¿por cuánto tiempo? La burguesía israelí podía hacer concesiones a los trabajadores judíos, pero sólo podía recurrir a la represión como medio de pacificar a los palestinos. Cualquier concesión a los palestinos podía socavar el asentamiento sionista laborista.

En 1985, los territorios ocupados se llevaron la peor parte de la crisis. Rescatar el capital israelí implicaba reforzar la subordinación de la burguesía palestina, negando permisos «para ampliar la agricultura o la industria que puedan competir con el estado de Israel”.24 Con el aumento del desempleo en los territorios, los trabajadores palestinos se vieron se vieron obligados a buscar trabajo dentro de la Línea Verde o en la construcción de asentamientos judíos, que se estaban expandiendo para compensar a los trabajadores judíos por la falta de viviendas asequibles en las zonas urbanas del «Israel propiamente dicho». Aunque la construcción de asentamientos proporcionó ingresos a los trabajadores palestinos, también fue una fuente de resentimiento, y la resistencia que provocó sirvió de justificación para la intensificación de la represión por parte del gobierno militar.

El «puño de hierro» de 1985, para contener la resistencia en los Territorios Ocupados, fue de la mano de las medidas de austeridad, para contener la crisis en casa. El «puño de hierro» intensificó las medidas represivas, como las «detenciones administrativas» de militantes palestinos y los castigos colectivos a toda la población. Estos son los antecedentes de la Intifada de 1987-93. Antes de pasar a este tema, debemos analizar la composición de clase de los palestinos…

La formación de la clase obrera palestina. ¿Una tierra sin pueblo?

El mito de los pioneros sionistas que desembarcan en un desierto despoblado y lo transforman en exuberantes viñedos oculta una transformación más cotidiana: la de los palestinos de campesinos a proletarios:

El «paraíso» del desierto del Néguev, el floreciente cultivo de cítricos y aguacates en la llanura costera, así como el auge industrial (incluso a escala de un país muy pequeño), presuponen el completo expolio de los campesinos palestinos (fellah).25

Este proceso ya estaba en marcha cuando llegaron los primeros colonos judíos, y aún no ha concluido. El desarrollo capitalista penetró en Oriente Próximo por primera vez en los años posteriores al final de las guerras napoleónicas. El Imperio Otomano que dominaba la región llevaba ya un siglo en declive, aunque duraría un siglo más, y el reajuste del equilibrio de poder tras la derrota de Francia y Napoleón, formalizado en los años posteriores al Congreso de Viena, abrió el camino a una nueva explotación de la región, justo cuando la Revolución Industrial cobraba impulso en Gran Bretaña.

Gran Bretaña y Austria, aunque rivales en otras áreas, coincidieron en la necesidad de apuntalar el Imperio Otomano como barrera al expansionismo ruso hacia el este de Europa. Más tarde, Alemania se convirtió en el principal apoyo del Imperio Otomano. En este periodo, algunas zonas de Oriente Próximo se vieron invadidas por el nuevo modo de producción capitalista. La industria textil autóctona de la zona, sobre todo en Egipto, fue destruida por los textiles baratos ingleses en la década de 1830, y en la década de 1860 los fabricantes británicos habían empezado a cultivar algodón a lo largo del Nilo. En 1869 se abrió el Canal de Suez, cuya finalidad era facilitar el comercio británico y francés. En consonancia con esta modernización, los orígenes de la acumulación primitiva en Palestina se remontan a la ley de 1858 del Imperio Otomano sobre la propiedad de la tierra, que sustituyó la propiedad colectiva por la individual. Los jefes tribales de las aldeas se transformaron en una clase de terratenientes, que vendieron sus títulos a comerciantes libaneses, sirios, egipcios e iraníes. A lo largo de todo el periodo, el desarrollo fue muy desigual, con una burguesía extranjera que tomaba la iniciativa y una burguesía autóctona, tal y como era, débil y políticamente ineficaz. Al mismo tiempo, se abandonaron vastas zonas de Oriente Próximo en las que no se percibía ningún beneficio económico, y allí continuaron las tradiciones de la agricultura de subsistencia y el nomadismo.

Bajo el Mandato Británico, muchos terratenientes ausentes fueron comprados por la Asociación de Colonización Judía, lo que provocó el desalojo de aparceros y agricultores palestinos. Dado que el «fellah desposeído tenía que convertirse en jornalero agrícola en su propia tierra», había comenzado a producirse una transformación decisiva de las relaciones de producción, que dio lugar a los primeros indicios de un proletariado palestino.26

Este proceso tuvo lugar a pesar de la violenta oposición de los palestinos. El punto de inflexión en la sucesión de revueltas fue el levantamiento de 1936-1999. Su importancia radicó en el hecho de que «la fuerza motriz de este levantamiento ya no era el campesinado o la burguesía, sino por primera vez un proletariado agrícola privado de medios de trabajo y subsistencia, junto con un embrión de clase obrera concentrada esencialmente en los puertos y en la refinería de petróleo de Haifa».27 Involucró ataques contra los terratenientes palestinos, así como contra los colonos ingleses y sionistas, y obligó a Gran Bretaña a limitar la migración judía a Palestina durante algunos años. Aunque fue el ejército británico el que disparó, con un poco de ayuda de la Haganah, la milicia sionista de izquierdas, los jefes tribales locales también desempeñaron un papel clave para acabar con la rebelión.

La «nakba» (catástrofe) de 1948 -la creación de Israel- puede considerarse el legado de esta derrota. Aunque el levantamiento de 1936-39 demostró que estaba empezando a surgir un proletariado en Palestina, la población palestina en Israel seguía siendo en su mayoría campesina en aquella época. El nuevo Estado utilizó el aparato legal del mandato británico para continuar con la desposesión de los palestinos. Según esta ley, los campesinos que huían sólo unos cientos de metros para escapar de una masacre eran considerados «ausentes» y se les confiscaban sus tierras. Sin embargo, los pocos que consiguieron permanecer dentro de las fronteras de 1948 fueron compensados con derechos de ciudadanía por su separación forzosa de los medios de producción.

La proletarización del campesinado palestino se extendió con la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967. Esta nueva oleada de acumulación primitiva no sólo adoptó la forma de acaparamiento de tierras. También implicó que el capital israelí afirmara el control del suministro de agua de Cisjordania, excavando pozos más profundos que los de los palestinos. Como resultado, la población palestina refugiada fuera de la jurisdicción israelí quedó desvinculada de la tierra, mientras que sólo una minoría de la que se encontraba dentro de la jurisdicción israelí seguía poseyendo tierras. En ambas zonas, la población palestina se ha proletarizado en gran medida.

La supresión de la burguesía local palestina

Mientras que la expropiación del campesinado palestino dio lugar a la formación de un proletariado, se suprimió la aparición de una burguesía industrial autóctona. Cuando existía, era desesperadamente débil e incapaz de competir con el capital israelí, a pesar de que «los salarios pagados por los patrones árabes son aún más miserables que los pagados por sus amos sionistas». Los palestinos de los territorios ocupaban la posición más baja en el mercado laboral israelí, más abajo incluso que los palestinos con ciudadanía israelí. Tras la guerra de 1967, los nacionalistas palestinos consideraban colaboradores a los palestinos que trabajaban en Israel.28 Sin embargo, las leyes israelíes prohibían los negocios palestinos que pudieran competir con los israelíes, por lo que incluso los nacionalistas acérrimos acabaron reconociendo que trabajar en Israel era la única fuente de ingresos para muchos palestinos.

La burguesía palestina se descompuso en tres fracciones.29 Algunos de los refugiados más ricos formaron una burguesía mercantil y financiera en el Líbano, Siria, Egipto y otros países árabes. La burguesía local, tal y como era, estaba formada por pequeños empresarios, propietarios de talleres artesanales y agricultores. La supresión del capital productivo por Israel hizo imposible que la burguesía local desarrollara las fuerzas productivas. Los que lo intentaron formaron una pequeña burguesía miserable, compartiendo muchas de las mismas privaciones y humillaciones cotidianas que sus vecinos proletarios de los territorios ocupados, aunque no la básica: la separación de los medios de producción.30 Otros se han convertido en una «lumpen-burguesía», que se enriqueció gracias a que la OLP inyectó 500 millones de dólares de ayuda en los territorios entre 1977 y 1985. Su dinero se gastó exclusivamente en su propio consumo individual, por lo que han atraído el resentimiento del proletariado y la pequeña burguesía palestinos.

Fue la burguesía desplazada en la diáspora la que constituyó la base de clase de la OLP y del «Estado en el exilio» palestino.

El único representante legítimo del pueblo palestino”

Incluso cuando el pan-arabismo estaba derrotado tras la guerra de 1967, las semillas de su renovación (en una cepa ciertamente menos virulenta) germinaron en la nueva coherencia y organización del nacionalismo palestino y de la OLP en concreto. Esta situación y la primera Intifada (1987-1993) han mantenido vivas las llamas del anti-americanismo en Oriente Medio y han cuestionado la legitimidad de las burguesías pro-occidentales de la región. Sin embargo, las acciones de la OLP, que representaba a la burguesía palestina en el exilio, estaban a menudo en desacuerdo con las necesidades de los proletarios cuyas luchas sacudían a los países productores de petróleo.

La OLP versus la auto-actividad del proletariado

El 60% de la población palestina acabó en campos de refugiados fuera de Israel y de los territorios ocupados. El proceso que había transformado a la mayoría de ellos en proletarios también los dispersó por Líbano, Jordania, Kuwait y Siria. Los que emigraron a Estados ricos del Golfo, como Kuwait, pudieron exigir salarios altos, incluso en relación con los de los trabajadores judíos israelíes. La mayoría fueron menos afortunados y se convirtieron en catalizadores de conflictos de clase en toda la región.

Fueron los dirigentes árabes (junto con la burguesía mercantil y financiera palestina) quienes ayudaron a crear la OLP en 1964, como medio de controlar esta diáspora. Debido a su incapacidad para impedir la nakba de 1948 y a su impotencia ante el poderío militar israelí en 1967, la burguesía árabe se enfrentó a revueltas en sus propios países.

Jordania

En Jordania, los refugiados palestinos estaban armados debido a la guerra y superaban en número a la escasa población jordana. Aunque se consideraba que la OLP constituía un Estado dentro del Estado, la población de refugiados palestinos era ingobernable incluso para ellos. A finales de los 60 y principios de los 70, los campos de refugiados estaban armados y eran autónomos respecto a la OLP, y no permitían la entrada de la policía. Además, la OLP utilizaba Jordania como base para atacar a Israel, por lo que el Estado jordano estaba expuesto a las represalias de Israel.

Las luchas del proletariado palestino en Jordania se extinguieron con la masacre de «Septiembre Negro» de 30.000 palestinos a manos del ejército jordano en Ammán, 1970. Esto fue facilitado por el acuerdo de la OLP con el régimen hachemita: de acuerdo con las condiciones negociadas con el Estado jordano, la OLP se retiró de Ammán, permitiendo así la masacre de los proletarios que permanecían en la ciudad.

Líbano

Muchos de los que sobrevivieron huyeron al Líbano y la burguesía árabe se encontró ahora con un proletariado combativo concentrado en campos de refugiados superpoblados. 14.000 fueron a parar a Tel-Al-Zatar en el Líbano en 1972, una zona industrial que contenía el 29% de la industria libanesa. En 1969, los refugiados y otros proletarios se hicieron con armas, ocuparon las fábricas e intentaron transformar Tel-Al-Zatar en «una zona prohibida a salvo del ejército libanés y del Estado”.31 Mientras el Estado libanés, tal como era, intentaba a lo largo de la década de 1970 quebrar el poder de la clase obrera, los proletarios palestinos, sirios y libaneses participaron en batallas con kalashnikov contra la policía libanesa.

La presencia de armas permitió la realización de huelgas que provocaron la destrucción de la vida industrial libanesa.32

También hubo un movimiento limitado de consejos obreros. Dada la debilidad y la división de la burguesía libanesa, una importante huelga de trabajadores de la industria pesquera culminó en una guerra civil prolongada, que se convirtió en el campo de batalla de las ambiciones estratégicas contrapuestas de Estados Unidos y la Unión Soviética, a través de sus respectivos intermediarios, Israel y Siria.

Expulsada de Jordania, la OLP intentaba ahora crear otro «Estado dentro del Estado» en el Líbano. Sin embargo, tenían poco interés en las luchas autónomas de los refugiados palestinos para emanciparse del infierno de su existencia proletaria. En lugar de eso, querían mantenerse al lado de la burguesía libanesa y siria. La inestabilidad general y la debilidad del Estado libanés hicieron que la fuerza del proletariado tuviera que ser aplastada por las tropas sirias y falangistas, con la ayuda de la marina israelí.33 Todavía aferrados a desesperadas ilusiones en el nacionalismo, los palestinos pidieron ayuda a la OLP.

Como era de esperar, la OLP no tenía ningún interés en ayudar a esta lucha, considerándola una distracción de la «lucha contra el verdadero enemigo, Israel».

Cuando los luchadores pidieron ayuda militar para la lucha en Tel-Al-Zatar, la dirección de Fatah respondió: «Al Naba’a y Salaf y Harash no son similares a Aga, Haifa y Jerusalén, que están ocupadas».34

Al ejercer su «derecho a la no injerencia», la OLP contribuyó a que la revuelta fuera aplastada y la «zona prohibida» se convirtiera en un cementerio de proletarios. A pesar de su papel en la contrainsurgencia de Tel-Al-Zatar, lo último que quería Israel era un Estado libanés más fuerte. Al contrario, tanto Israel como Siria trataron de fomentar la «balcanización» del país para mejorar su posición estratégica. La fragmentación de la burguesía libanesa en facciones enfrentadas proporcionó el pretexto para la intervención de estas potencias vecinas en la guerra civil. En el caso de Israel, había un motivo añadido para intervenir en el Líbano: la presencia de la OLP.

La búsqueda por parte de la OLP de un «Estado dentro del Estado» no podía coexistir con los imperativos de Israel en el Líbano. La presencia masiva de palestinos se interponía en sus intereses estratégicos y el deseo de Israel de expulsar a la OLP condujo a la invasión de Beirut en 1982. La base del atractivo nacionalista de la OLP había sido su voluntad de emprender la lucha armada contra el Estado israelí. Sin embargo, su expulsión de Jordania y Líbano demostró su debilidad ante el poderío militar israelí. Su humillante evacuación de Beirut confirmó que habían fracasado en su estrategia de lucha armada. A continuación, se produjo un patrón similar al de Jordania, con la expulsión de la OLP despejando el camino para la masacre falangista de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila, con la ayuda del ejército israelí.

La invasión israelí de Beirut también fue humillante para el «bando anti-imperialista». Con Egipto ahora en la órbita estadounidense, Siria era la principal potencia pro-Unión Soviética de la región. Sin embargo, la invasión israelí no sólo doblegó a la OLP, sino que el ejército sirio se vio obligado a retirarse.

Con cada enfrentamiento quedaba cada vez más claro que los palestinos podían esperar poca ayuda de los Estados árabes. Las guerras de 1967 y 1973 habían socavado efectivamente el pan-arabismo y confirmado a Israel como superpotencia militar en la región. Los Estados árabes tenían poca voluntad política para atacar a Israel. A pesar de su acercamiento a Israel, Egipto fue mejor recibido que la OLP en la cumbre de Ammán de 1987, lo que indica la creciente orientación de los Estados árabes hacia Estados Unidos. Arafat fue desairado por el rey Hussein, y quedó claro que la guerra Irán-Irak era más prioritaria para los delegados que los palestinos. Esto confirmó la percepción generalizada entre los residentes de los territorios ocupados de que nadie más que ellos podían superar la dominación israelí.

La Intifada (1987-93)

La iniciativa de la Intifada partió de los habitantes del campo de refugiados de Jabalya, en Gaza, y no de la OLP, que tenía su base en Túnez y fue cogida totalmente por sorpresa. Fue una reacción masiva y espontánea de los habitantes de Jabalya, ante el asesinato de trabajadores palestinos por un vehículo israelí, que se extendió rápidamente a Cisjordania y al resto de la Franja de Gaza.

A largo plazo, la Intifada contribuyó a traer la rehabilitación diplomática de la OLP.35 Después de todo, la OLP podría probar ser un mal menor que la auto-actividad del proletariado. Sin embargo, la fuerza de la mano negociadora de la OLP dependía de su capacidad, como «único representante legítimo del pueblo palestino», para controlar a su electorado, algo que nunca podía darse por sentado, especialmente ahora que su estrategia de lucha armada había resultado infructuosa. Esto les dificultaba recuperar un levantamiento iniciado por proletarios, que tenían poco interés en el nacionalismo, y que odiaban a la «lumpen-burguesía» palestina casi tanto como al Estado israelí.

¿Una lucha de «liberación nacional»?

El boletín de 1992 Worldwide Intifada #1 intenta contrarrestar la perspectiva izquierdista convencional sobre la Intifada, haciendo hincapié en las contradicciones entre las diferentes clases de palestinos.36 Aunque la perspectiva de Worldwide Intifada #1 es obviamente superior al apoyo a la «liberación nacional», su argumento tiene ciertos puntos débiles. Aunque Worldwide Intifada #1 identifica correctamente el nacionalismo como el que contiene las «semillas de la derrota» de la Intifada de 1987, hablan del nacionalismo en abstracto, como si fuera una especie de truco psicológico que la burguesía palestina juega con la clase obrera palestina.37 Es cierto que el nacionalismo es una ideología. Sin embargo, esta ideología es más que un mero engaño: tiene poder porque tiene una base material en la vida cotidiana.

Sin embargo, está claro que muchos elementos de esta Intifada iban mucho más allá del nacionalismo. Aunque muchos comentaristas dan por sentado que, desde el principio, la Intifada fue una campaña para crear un Estado palestino, los primeros días del levantamiento sugieren lo contrario. Cuando las FDI interrogaron a los primeros cien alborotadores que arrestaron, descubrieron que estos proletarios eran «incapaces de repetir los eslóganes más comunes utilizados en la propaganda rutinaria de la OLP, e incluso el concepto central de la lucha palestina -el derecho a la autodeterminación- les era completamente ajeno».38 ¡Qué escándalo!

La Intifada como lucha de clases, y las luchas de clases dentro de la Intifada

La subordinación de la burguesía palestina adoptó la forma de la supresión de la acumulación de capital palestino por parte del Estado israelí, de modo que la burguesía palestina no pudo desarrollar adecuadamente las fuerzas productivas. Aunque algunos palestinos trabajaban en talleres, granjas y pequeñas fábricas palestinas, éstos se limitaban a sectores que no competían con el capital israelí. Por lo tanto, una parte excesiva del dinero de la burguesía palestina se gastaba como ingresos en consumo personal, en lugar de como capital monetario en consumo productivo. El hecho del desempleo masivo y la pobreza de los proletarios, que coexisten con la conspicua riqueza de la «lumpen-burguesía», agudizaron los antagonismos de clase, que pasaron a primer plano en los primeros días del levantamiento de 1987.

En los primeros días del levantamiento en Gaza, miles de proletarios saquearon las cosechas de los terratenientes vecinos. Muchos propietarios se vieron obligados a publicar drásticas reducciones de los alquileres. Los lugareños ricos apelaron a las FDI para que protegieran sus propiedades. El grito de guerra de los alborotadores era: «¡Primero el ejército, luego Rimal!».39 Rimal era un rico suburbio palestino de la ciudad de Gaza. Cuando las autoridades israelíes emitieron los nuevos documentos de identidad para reprimir la revuelta, eligieron esta zona para ponerlos a prueba.

Afortunadamente para la OLP, estaba lo suficientemente unificada como para conseguir un punto de apoyo en el levantamiento, gracias a la aparición de la Dirección Nacional Unida del Levantamiento (UNLU). Ésta tenía su base en los Territorios y, por tanto, gozaba de más credibilidad como medio para recuperar a los militantes locales que la «OLP de cinco estrellas», con base en Túnez. Por lo tanto, estaba mejor situada para intentar que el levantamiento pasara de ser un ataque a todas las formas de autoridad burguesa a un esfuerzo «nacional» concertado para crear un Estado palestino embrionario. Sin embargo, dada la intransigencia del Estado israelí, esto presuponía hacer ingobernables los territorios, una situación que podía escapársele fácilmente de las manos.

Un mes después del primer día del levantamiento, la UNLU emitió su primer comunicado, en el que se dirigía primero a «la valiente clase obrera palestina», luego a los «valientes y combativos comerciantes», y aclamaba a la OLP como «única representante legítima del pueblo palestino”.40 Un año después, el proletariado y la pequeña burguesía fueron agrupados como las «heroicas masas de nuestro pueblo», pero en todos los comunicados, la OLP seguía siendo la «única representante legítima”.41

A pesar de la supuesta unidad interclasista promovida por la UNLU, a menudo había que intimidar a la pequeña burguesía para que cerrara sus comercios los días de huelga. A veces, un niño con una cerilla encendida en la puerta de una tienda bastaba para recordarles que podían ser objeto de represalias. También había presión por parte de los proletarios militantes de primera línea, que argumentaban: «estamos dispuestos a dar nuestras vidas por la lucha, ¿es demasiado pedirles que renuncien a parte de sus beneficios?”.42 Sin embargo, sería un error suponer que la pequeña burguesía se vio arrastrada sin más a la Intifada, aunque algo de eso hubo. A los propietarios de tiendas y talleres se les confiscaron sus propiedades por negarse a pagar impuestos al gobierno militar, y los comerciantes de Beit Sahour iniciaron una «huelga comercial» de tres meses en protesta por estas medidas. Para desarrollarse como una auténtica burguesía, necesitaban su propio Estado, con una cantidad decente de tierras. En la práctica, en lugar de contribuir a su desarrollo como burguesía de pleno derecho, las confiscaciones de propiedades por negarse a pagar impuestos aceleraron su proletarización. Las «huelgas comerciales» a menudo tenían como efecto simplemente llevar a los comerciantes palestinos a la bancarrota.

Aunque, hasta cierto punto, todas las clases podían desempeñar su papel en la perturbación de la economía israelí, negando al gobierno militar sus ingresos fiscales o boicoteando sus productos básicos, la perturbación más visible de la economía israelí provino de la clase obrera. En la huelga general salvaje de diciembre de 1987, 120.000 trabajadores no acudieron a sus puestos de trabajo en Israel. Esto coincidió con la cosecha de cítricos, en la que los palestinos constituyen un tercio de la mano de obra. Esto costó a la junta de comercialización agrícola israelí 500.000 dólares en los dos primeros meses del levantamiento, debido a la pérdida de pedidos para el mercado británico. Muchos palestinos trabajaban también como jornaleros en otro sector clave, el de la construcción a ambos lados de la línea verde. Eran capaces de conseguir lo que la OLP y el movimiento pacifista sólo podían soñar: paralizar la construcción de asentamientos.

La «rebelión de las piedras»

Se cuenta la historia de una discusión durante la Intifada. Cuando alguien trató de imponer su autoridad afirmando ser uno de los líderes de la Intifada, un niño de 14 años levantó una piedra y dijo «éste es el líder de la Intifada». ¡Demasiado para la UNLU! Los llamados «líderes» fueron atacados por los palestinos en las manifestaciones en las que se mostraron demasiado moderados.43 Los actuales intentos de la ANP de militarizar la Intifada actual han sido una táctica para tratar de evitar que se repita esta «anarquía».

El uso generalizado de piedras como arma contra el ejército israelí supuso el reconocimiento del fracaso de los Estados árabes a la hora de vencer a Israel mediante la guerra convencional, por no hablar de la «lucha armada» de la OLP. Los desórdenes civiles «desarmados» descartaron necesariamente «la lógica bélica del Estado»44 (aunque también deberían verse como una respuesta a una situación de desesperación, en la que la muerte como «mártir» podía parecer preferible al infierno en que vivían). Hasta cierto punto, el lanzamiento de piedras flanqueaba el poder armado del Estado israelí. Para mantener la financiación y el apoyo de Estados Unidos, Israel tenía que mantener las apariencias como una democracia asediada por hordas de bárbaros, y matar a demasiados civiles desarmados podía perjudicar esto, en un momento en que la posición pro-estadounidense de Egipto amenazaba con socavar el papel de Israel como activo estratégico.

Esto no quiere decir que se abstuvieran por completo: a mediados de junio de 1988, 300 palestinos ya habían sido asesinados por las FDI Sin embargo, los dilemas personales de la experiencia de enfrentarse a civiles desarmados con fuerza letal se sumaron a las presiones sobre la moral de los soldados israelíes. Se suponía que formaban parte de este poderoso ejército, que había derrotado a Egipto y Siria, ¡y aquí se les ordenaba disparar munición real contra niños armados con piedras! Esto contribuyó al resurgimiento del movimiento de «objeción de conciencia».45

Las piedras fueron también un gran nivelador, ya que son un arma a la que todo el mundo tiene acceso. El proletariado palestino estaba literalmente tomando la lucha en sus propias manos, luego de años de apelar sin éxito a la burguesía árabe. Al frente de la lucha estaba una nueva generación de jóvenes proletarios, que habían crecido bajo la ocupación. Sin embargo, al pasar de ser un levantamiento proletario espontáneo a convertirse en un movimiento nacional bajo los auspicios de la UNLU, la Intifada llegó a expresar una incómoda alianza entre el proletariado y la pequeña burguesía.

La respuesta de la burguesía israelí

En los años setenta y ochenta, el gobierno israelí se mantuvo firme en que no tendría nada que ver con la OLP. Este consenso político incluía a la «izquierda» de Paz Ahora. Sin embargo, las «ligas del pueblo», descaradamente títeres, representaban un fracaso total a la hora de establecer un liderazgo palestino alternativo con el que pudieran hacer negocios.

La Intifada empujó a Paz Ahora en una dirección más radical, porque grupos pacifistas más pequeños ya estaban estableciendo vínculos con los palestinos, que generalmente adoptaban la forma de apoyo «humanitario». La estrategia a largo plazo del campo de la paz requería un «socio para la paz», y el fracaso de las «ligas de aldea» convirtió a la OLP en el único espectáculo de la ciudad.

Además, la burguesía israelí se estaba quedando sin opciones, debido a la inviabilidad de la idea con la que se jugaba desde mediados de los ochenta de trasladar a los palestinos en masa a Jordania. Jordania ya tenía su propio problema palestino, y a finales de la década de 1980 lo último que quería el rey Hussein era tener que lidiar con más palestinos. Los burócratas palestinos de los territorios ocupados, ya fueran nombrados por Jordania o por Israel, fueron obligados a dimitir o a enfrentarse a la justicia revolucionaria. Si esto era un ejemplo de hasta qué punto el régimen jordano era preferido a Israel por sus futuros súbditos, el rey Hussein estaba encantado de abandonar su reivindicación sobre Cisjordania.

A pesar de estos factores, el ala del Likud del gobierno de unidad se mostró intransigente, pero Estados Unidos estaba sometido a una creciente presión internacional para que pusiera fin a su boicot diplomático a la OLP. Aunque los instintos del Likud tendían a la represión total, había un límite a lo que se podía conseguir con la fuerza bruta y el terror, dada la creciente presión de Estados Unidos y la falta de estómago de los reclutas israelíes para una orgía de asesinatos. Además, había sido el «Puño de Hierro» el que había contribuido a crear las condiciones para la revuelta en primer lugar.

Cuando Estados Unidos accedió a reconocer a la OLP si se producía una desescalada del conflicto, lo que implicaba que la OLP reconociera a Israel, el primer ministro israelí Shamir se vio obligado a hacer concesiones. Su oferta de «elecciones libres y democráticas» para los delegados palestinos que «negociarían un periodo provisional de administración autónoma» también se condicionó a la desescalada de los disturbios.

Aunque la OLP había reconocido formalmente el «derecho a existir» de Israel ya en diciembre de 1988, el proceso de reconocimiento de la OLP por parte de Israel estaba lejos de haberse completado. El proceso de sentar a la OLP y a Israel a la mesa se convirtió en un punto muerto, sin pasar nunca de las conversaciones sobre conversaciones, y la táctica israelí de dilación política (mientras asesinaba constantemente a palestinos) parecía estar dando sus frutos. La economía israelí, amortiguada por la ayuda estadounidense, pudo absorber el impacto inicial del trastorno económico; pero cuanto más se prolongaba, más se agotaba la Intifada. A medida que pasaba el tiempo, la escasa economía palestina se iba destruyendo. Mientras tanto, el capital israelí podía buscar fuentes alternativas de mano de obra barata para flanquear a los palestinos y expulsarlos del mercado laboral israelí.

Los islamistas

También empezó a producirse una encarnizada guerra territorial por ver quién se convertía en el principal perro guardián de las calles palestinas. Las bandas nacionalistas ya estaban ensayando su futuro papel de guardianes de la ley y el orden burgueses y de las relaciones de propiedad privada. Con el levantamiento agotándose, el proletariado en los territorios ocupados estaba siendo diezmado por la lucha entre facciones y los «asesinatos de colaboradores», con más palestinos asesinados por otros palestinos que por las fuerzas israelíes en la primavera de 1990. Muchos de estos «colaboradores» eran saqueadores o militantes de la lucha de clases.

Otros implicados formaban parte de grupos bastante nuevos, Hamás y la Yihad Islámica. En su intento de crear un contrapeso auténticamente palestino a la OLP, Israel había fomentado el crecimiento de la Hermandad Musulmana a principios de la década de 1980. Después de que la Hermandad demostrara sus credenciales antiobreras quemando una biblioteca por ser un «semillero de comunismo», Israel empezó a suministrarles armas.46 Como creían que la dominación israelí sólo podría superarse una vez que todos los palestinos fueran verdaderos musulmanes creyentes, parecía que su crecimiento podría frenar la resistencia a la ocupación. Sin embargo, la Intifada fue testigo de la politización de los islamistas, como la Yihad Islámica y Hamás. En sus intentos por causar impacto y desafiar a la OLP, los islamistas organizaron jornadas de huelga contrarias al calendario de la UNLU. Estas «huelgas contra el proceso de paz» les confirmaron como «una oposición auténtica, autóctona y masiva» a la OLP.47

Sin embargo, aunque Hamás deseaba socavar a la OLP, no quería sustituirla. Su competencia «más-militar-que-tú» con Al Fatah (el ala militar de la OLP) pretendía más bien garantizarse un papel en el carácter del futuro Estado palestino. No sólo rechazaban el «proceso de paz» y su acomodación a Israel, sino también la idea misma de un Estado burgués laico. A pesar de su postura de «rechazo», Hamás buscó en última instancia la acomodación con la OLP, porque quería influir en la forma del Estado palestino.

Las fases iniciales de la Intifada habían incluido un elemento de revuelta contra la institución de la familia patriarcal. Las mujeres palestinas habían rechazado la invisibilidad social y se habían enfrentado a los militares. En Ramala, un grupo de niñas apedreó a sus padres cuando intentaron impedir que se amotinaran. Para Hamás, un Estado palestino tenía que ser, por definición, un Estado musulmán, lo que implicaba la imposición de la Sharia para restaurar las mismas formas de «control social de baja intensidad» que la Intifada había puesto en tela de juicio.

La guerra del Golfo

El «proceso de paz» se vio aún más arrastrado por la crisis del Golfo, que puso en tela de juicio las lealtades divididas de Arafat. Mientras gran parte de la burguesía árabe se ponía del lado de Estados Unidos, Arafat no podía permitírselo debido a la postura pro-palestina de Iraq y al apoyo masivo palestino a su enfrentamiento con Estados Unidos. La Guerra del Golfo acabó por socavar las ilusiones en un «nacionalismo progresista», respaldado por la ya desaparecida Unión Soviética. Al mismo tiempo, los ataques Scud contra Israel reforzaron su imagen pública en Occidente como bastión de la democracia en medio de «Estados canallas» agresivos.

A pesar de la nueva realidad mundial tras el colapso de la Unión Soviética, Israel ha seguido siendo un activo estratégico vital para el capital estadounidense. Entretanto, los pocos Estados árabes que se habían orientado hacia Moscú tuvieron que iniciar un realineamiento tentativo hacia Occidente en busca de un nuevo patrocinador. Casi inmediatamente se presentó a las recalcitrantes burguesías árabes la oportunidad de demostrar su comprensión del «Nuevo Orden Mundial» poniéndose del lado de la coalición contra Irak. Casi todas las capitales árabes importantes dieron este paso. La Guerra del Golfo parece cada vez más un caso en el que Estados Unidos, liberado de repente de las restricciones de la Guerra Fría, simplemente demostró de la forma más brutal y arbitraria lo completo que era su dominio de los yacimientos petrolíferos de Oriente Medio. Y en el momento en que el «Estado cliente canalla» se vio realmente amenazado por un levantamiento kurdo en el norte y una rebelión chiita en el sur, Estados Unidos lo dejó escapar, prefiriendo un régimen árabe al que podía demonizar y castigar periódicamente a la posibilidad de tener que aplastar una revolución social que habría supuesto el riesgo de una mayor intensificación del sentimiento antiamericano en Oriente Próximo.

La guerra del Golfo formó parte de una recomposición general de la clase obrera de la región. La expulsión masiva de trabajadores palestinos en Kuwait contribuyó al empobrecimiento general del proletariado palestino, algunos de los cuales habían disfrutado de un nivel de vida incluso superior al de sus vecinos judíos gracias a los salarios que les enviaban sus familiares en Kuwait.

El toque de queda general impuesto por Israel durante la guerra aumentó las dificultades económicas en los territorios. Dio a los patrones israelíes la oportunidad de despedir a muchos trabajadores palestinos alegando que habían obedecido el toque de queda, o que no lo habían obedecido, o que deberían obedecerlo en el futuro. Esto a su vez agudizó los antagonismos de clase en los territorios, provocando robos y anarquía general. Durante el toque de queda, las tiendas que cobraban de más eran atacadas y obligadas a bajar los precios.

El camino hacia Oslo

Con Estados Unidos en una posición de hegemonía sin rival sobre Oriente Medio tras la Guerra del Golfo, y la amenaza de la militancia islamista contenida en gran medida por el momento por las burguesías autóctonas, especialmente en Egipto y Siria, el único problema que le quedaba a Estados Unidos era el de los palestinos. El apoyo popular a la primera Intifada era sin duda una amenaza para los intereses estadounidenses, y el «proceso de paz» de Oslo, a nivel retórico, era nada menos que el final de los años de conflicto y la gestión de crisis que las sucesivas administraciones estadounidenses se habían visto obligadas a emprender.

Dado que los aliados árabes de Estados Unidos habían superado la crucial prueba de lealtad de la Guerra del Golfo, el «Nuevo Orden Mundial» abría la posibilidad de la redundancia de Israel como principal activo estratégico de Estados Unidos en la región, cuando gran parte de la burguesía árabe era aquiescente, y la incapacidad de Israel para resolver el problema palestino amenazaba esta tan cacareada nueva era de paz burguesa.

Para el Estado israelí, hacer concesiones a los palestinos significaba la posibilidad de tener que enfrentarse a su propia clase obrera. Sin embargo, con la economía israelí todavía tambaleándose por la crisis y la Intifada, seguían necesitando la ayuda estadounidense, que podría utilizarse para presionar al estado israelí para que llegara a un acuerdo con los palestinos.

Para 1989, Estados Unidos estaba cada vez más frustrado por la falta de avances en la resolución de la Intifada. Se suponía que Israel era uno de sus policías regionales. En lugar de ello, tenía entre manos un levantamiento interno que amenazaba con desestabilizar la región, debido a la diáspora palestina. Shamir no estaba en condiciones de resolver la situación, sobre todo ahora que el gobierno de unidad se había derrumbado y se encontraba bajo la presión de los socios derechistas de la coalición.

Con la elección de un gobierno laborista comprometido a acelerar el «proceso de paz», Hamás quería consolidar su base como principal alternativa «de rechazo» a la OLP. El asesinato de seis soldados israelíes en diciembre de 1992 a manos de guerrilleros de Hamás fue la prueba de que el cultivo del islam político por parte de Israel como contrapeso a la OLP había dado sus frutos, aunque no de la forma que esperaban. Si el ascenso de Hamás tuvo efectos secundarios letales, también proporcionó un pretexto para que las FDI entraran con fuerza en la primavera de 1993. Gaza se llevó la peor parte, debido a su papel percibido como «base de Hamás».

Como parte de esta oleada general de represión, Israel también impuso el cierre «indefinido» de los territorios, con el pretexto de la «lucha antiterrorista». Esto supuso que 189.000 palestinos no pudieran ir a trabajar a Israel. La política de cierre se ha utilizado de forma intermitente a lo largo de la década de 1990, como «castigo colectivo» por los atentados suicidas y otros ataques. Tras el cierre de los Territorios Ocupados en marzo de 1993, que creó escasez de mano de obra en la construcción y la agricultura, el gobierno dio luz verde al empleo de trabajadores invitados.

La Intifada obligó así a la burguesía israelí a poner fin al monopolio exclusivo de los palestinos en el extremo inferior del mercado laboral y a encontrar una fuente menos volátil de mano de obra barata. Dada su arraigada posición, sería problemático obligar a los trabajadores judíos a desempeñar este papel. Al principio de la Intifada, las obras de construcción de Jerusalén habían intentado sin éxito contratar mano de obra judía por el doble del salario palestino normal. Obviamente, los trabajadores judíos tienden a ser más leales al Estado y a identificarse con sus imperativos de seguridad. Sin embargo, empujarlos al extremo inferior del mercado laboral implicaría una renegociación del compromiso de clase posterior a 1967, y ya había escasez de mano de obra judía. En la década de 1980, salían de Israel más judíos de los que entraban.

El hundimiento de la Unión Soviética parecía aportar la solución, en forma de una nueva oleada de inmigrantes potenciales. Esto no estuvo exento de problemas, porque los nuevos inmigrantes querían ir a Estados Unidos y, para compensar su estancamiento en Israel, exigían su parte del pastel sionista. El extremo inferior del mercado laboral estaba muy lejos de las carreras profesionales que muchos de ellos habían ocupado anteriormente en la Unión Soviética.

Además, Israel necesitaba ayuda estadounidense para absorber a los nuevos inmigrantes y, debido a la frustración de la burguesía estadounidense por el estancamiento de Israel en el tema de los asentamientos, Bush padre había amenazado con denegar los préstamos en 1991 y había dejado claro que Israel no podría absorber a los nuevos inmigrantes sin algún progreso sustancial en la resolución de la Intifada.

Los inmigrantes rusos se han convertido en la manzana de la discordia en la sociedad israelí, debido a la percepción generalizada de que han sido alojados a expensas de otros trabajadores judíos. La necesidad de dar cabida a la afluencia de inmigrantes rusos está relacionada con el aumento de los alquileres en las «zonas deseables», lo que expulsa a los judíos más pobres y aumenta la demanda de expansión de los asentamientos. Este resentimiento, combinado con una ansiedad generalizada por la erosión del carácter exclusivamente judío del Estado, ha alimentado rumores sobre la falta de autenticidad de la «identidad judía» de los nuevos inmigrantes.

Estas inquietudes se han visto avivadas por el uso cada vez más extendido de trabajadores invitados no judíos procedentes de Europa del Este y el Pacífico. Procedentes principalmente de Rumanía y Filipinas, aunque también los hay de Jordania y Egipto, los trabajadores invitados suelen ser contratados a través de agencias como Manpower. Soportan condiciones de trabajo muy malas, viviendas muy precarias y son frecuentes los casos de agresiones físicas por parte de los empleadores.48 La agencia se queda con los pasaportes de los trabajadores de forma rutinaria, por lo que están atados a su empleo si quieren permanecer en el país. Muchos empleadores retienen la paga y hacen que deporten a sus empleados si intentan reclamar sus salarios. Recientemente se ha obligado a los trabajadores a pagar a las agencias un depósito que sólo recuperan si completan su contrato. Con estas condiciones, no es de extrañar que muchos trabajadores inmigrantes prefieran trabajar ilegalmente.49 La mayoría de los trabajadores migrantes varones trabajan en la construcción y la agricultura, pero sobre todo en la construcción. La industria de la construcción quiere emplear constantemente a más trabajadores migrantes y el gobierno siempre pone límites al número de visados que expide, lo que crea un mercado para los trabajadores ilegales. Los trabajadores migrantes trabajan por menos que los palestinos de Israel y de los territorios, y en un caso esto ha provocado un progromo en una ciudad palestina de Galilea contra trabajadores ilegales jordanos y egipcios.

El desempleo masivo en Palestina, el desafío de Hamás a su liderazgo y el aislamiento de Arafat por su apoyo a Irak en la Guerra del Golfo contribuyeron a debilitar la posición negociadora de la OLP. Mientras que el ascenso de Hamás representaba la política de mayor rechazo de la pequeña burguesía local, los capitalistas mercantiles y financieros de la diáspora estaban más dispuestos a aceptar el empobrecido Estado palestino que se les ofrecía. Al fin y al cabo, no necesitaban tierras para obtener beneficios y, a diferencia de la pequeña burguesía local, no se enfrentaban a la realidad cotidiana del dominio israelí. Por otra parte, la relativa seguridad de su posición podría peligrar si se opusieran demasiado al «Nuevo Orden Mundial».

El «proceso de paz» de Oslo (1993-2000)

Conocidos al principio como los acuerdos de Gaza y Jericó, los acuerdos de Oslo eran un refrito de acuerdos que la OLP llevaba años rechazando. Como primer paso, se ofreció a la OLP la administración de Gaza y Jericó. Aunque a regañadientes se cedieron más tierras, Israel sigue controlando las fronteras, la política exterior, etc. Sin embargo, el trato fue tan humillante para la OLP que incluso Israel temía haberle metido la bota demasiado adentro.

En El Cairo, el ministro israelí de Medio Ambiente advirtió de que una OLP «derrotada» no beneficiaba más a Israel que una victoriosa. Cuando se tuerce el brazo de Arafat en nombre de la seguridad, hay que tener cuidado de no rompérselo. Con un brazo roto, Arafat no podrá mantener el control en Gaza y Jericó”.50

El acuerdo se ha comparado a menudo con el sistema de «bantustanes» que existía en Sudáfrica. La continuación de los asentamientos y la construcción de carreteras exclusivas para colonos han reforzado esta similitud.

La mayoría de los grupos nacionalistas palestinos se opusieron desde el principio a los Acuerdos de Oslo, pero decidieron mantener su papel de «oposición leal». Hamás ha continuado sus ataques contra los israelíes, pero no contra la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Al comienzo del gobierno de la ANP, Hamás dijo: «Damos la bienvenida a las fuerzas de seguridad palestinas como hermanos», y prometió «la reducción de los días de huelga convocados por separado para aligerar la carga económica de nuestro pueblo». Los grupos leninistas, principalmente el DFLP (Frente Democrático para la Liberación de Palestina) y el PFLP (Frente Popular para la Liberación de Palestina) tienen menos apoyo que Hamás y parecen ineficaces, se oponen a Oslo pero no abogaban por una lucha activa contra la ANP o incluso contra Israel, al menos hasta el comienzo de la Intifada.

El papel policial de la OLP

A pesar del papel de la «oposición leal», la resistencia en Cisjordania y Gaza no se desvaneció cuando entró en vigor la ANP. La llegada de Arafat a Gaza el 1 de julio de 1994 no fue la triunfal bienvenida de héroe que había esperado, y la ANP corrió desesperadamente tratando de suscitar el entusiasmo popular masivo por su regreso del exilio.

Los proletarios de Gaza estaban más interesados en los precios de las mercancías básicas. El precio de las verduras subió un 250%, debido a las condiciones de exportación relativamente libres concedidas a los productos agrícolas palestinos en el mercado israelí en virtud del Protocolo de París de 1994. Israel ayudó a encauzar la situación poniendo inmediatamente un cierre en la Franja de Gaza y matando a palestinos en los disturbios resultantes.51 Hamás mató a israelíes en represalia y la nueva ANP denunció los ataques a Israel y se comprometió a cooperar con Israel contra cualquier ataque futuro. Esto provocó casi de inmediato grandes concentraciones de protesta contra la postura de la ANP.

Para Israel, la autonomía palestina en las zonas más pobladas significaba trasladar la carga política del orden público a los hombros de una burguesía palestina, sin los controles y equilibrios de las formas democráticas israelíes al estilo europeo occidental. La ANP gasta la mayor parte de su presupuesto en seguridad (la mayor parte del dinero destinado al cambio económico ha sido «perdido» por la infamemente corrupta ANP), con un policía cada treinta palestinos.52 Han recuperado la pena de muerte, que se ha utilizado para escenificar ejecuciones públicas de «colaboradores» durante la nueva Intifada, y han encarcelado a innumerables personas sin juicio, generalmente a sus oponentes políticos.

A pesar de toda esta represión dentro de las zonas de la ANP, se han producido protestas y huelgas generales contra el trato que la ANP dispensa a los militantes de Hamás. En los campos de refugiados de Gaza, que Arafat siempre ha sido notoriamente reacio a visitar, se produjeron tiroteos entre la seguridad de la ANP y los residentes de los campos en varias ocasiones durante el verano de 2000; los opositores fueron detenidos y encarcelados sin juicio. 200 profesores abandonaron su sindicato por ser demasiado cercano a la ANP, crearon un sindicato independiente, cerraron las escuelas e iniciaron una larga huelga.53 Muchos de ellos han sido encarcelados. También recientemente, 20 académicos y profesionales que viven en las zonas de la ANP publicaron y distribuyeron un manifiesto en el que criticaban a la ANP.

El proceso de paz y la reestructuración del capital israelí

Para el sector de la burguesía israelí que buscaba un acuerdo con los palestinos, Oslo representaba una tercera vía, entre la acumulación intensiva de los años setenta y los sueños expansionistas de un Israel más grande. Si no mediante la conquista, sí mediante una mayor integración en la economía de la región, el capital israelí buscaría nuevas áreas de inversión. Se abandonaron los controles de las importaciones para aumentar la competencia y se privatizaron los grandes conglomerados estatales, ampliando el papel de los subcontratistas privados y las agencias de empleo. Para el Estado israelí, esto significaba disciplinar a la clase obrera israelí, al mismo tiempo que trasladaba la carga política del control social de la clase obrera palestina a los hombros del nuevo Estado palestino.

Sin embargo, la panacea de Oslo se enfrentó a la oposición de los proletarios, tanto israelíes como palestinos. En 1996, tres años después de que Yassir Arafat y Yitzhak Rabin se dieran la mano en el jardín de la Casa Blanca, los intentos del gobierno del Likud de introducir la privatización provocaron una oleada de disturbios industriales, mientras que la construcción de un túnel en Jerusalén desencadenó disturbios que causaron el mayor número de víctimas palestinas en veinte años de ocupación. Sin embargo, estas luchas no tuvieron ninguna relación, y los intentos de racionalización económica representados por Oslo continuaron en gran medida sin obstáculos.

La clase obrera palestina

Oslo ha dado tiempo a la burguesía israelí para sustituir a los palestinos, baratos pero conflictivos, por mano de obra más barata y menos volátil. Miles de palestinos fueron despedidos durante la Guerra del Golfo. Esto fue posible porque podían ser sustituidos por trabajadores invitados, como se ha comentado anteriormente. El uso de mano de obra inmigrante ha permitido a Israel imponer un bloqueo mucho más eficaz en los territorios de lo que pudo hacerlo en la última Intifada. Los bloqueos, que se impusieron cuando la ANP llegó al poder, dificultaban o imposibilitaban que los palestinos consiguieran trabajar en Israel. Esto ayudó a crear las condiciones para el desempleo masivo en Gaza, donde los trabajadores tenían que atravesar el bloqueo de alguna manera para reunirse en los «mercados de esclavos» de Jaffa, en lugar de que los empresarios fueran a recoger a los trabajadores a los «mercados de esclavos» de los territorios.4 Sin embargo, como Peres dijo en noviembre de 1994, tres meses después de los disturbios en el puesto de control de Erez, «si los palestinos ya no pueden trabajar en Israel, debemos crear las condiciones que lleven los puestos de trabajo a los trabajadores».54

Esto se está haciendo de dos maneras principales. Algunos palestinos trabajan en los nuevos polígonos industriales, más de los cuales están previstos justo dentro de las fronteras jordana y libanesa.55 Muchos otros palestinos trabajan para subcontratistas palestinos. Los subcontratistas importan materias primas israelíes y pagan salarios muy bajos. Las mercancías resultantes son vendidas al por menor por empresas israelíes, lo que permite a los patrones israelíes aumentar sus beneficios gracias a los niveles salariales palestinos. Esta nueva cooperación entre las burguesías israelí y árabe no sólo ha empeorado las condiciones laborales del proletariado palestino, sino que también ha extendido la proletarización de la pequeña burguesía palestina. Por ejemplo, los inversores israelíes y palestinos están creando actualmente un gran parque industrial para producir productos lácteos justo en el lado de la frontera de la ANP, con Tnuva, una de las mayores empresas alimentarias israelíes. Esto socavará y probablemente llevará a la bancarrota a la mayoría de los productores de leche palestinos que actualmente emplean al 13% de los trabajadores palestinos en los territorios.

La burguesía palestina ha aceptado su subordinación al capital israelí, en primer lugar porque le reportaba beneficios, y en segundo lugar porque una desvinculación completa de la economía israelí podría exponerla a la competencia de capitales vecinos con acceso a mano de obra más barata. Esto implicaría una mayor confrontación con la clase obrera. Sin embargo, las burguesías israelí y palestina (así como la jordana) comparten un interés común en preservar la enorme reserva de mano de obra barata de los territorios, para atraer la inversión israelí, palestina e internacional.

Clase obrera judía

Aunque los palestinos están siendo progresivamente expulsados del mercado laboral israelí, los trabajadores invitados no son la solución ideal. Lo ideal sería que el capital israelí impusiera peores condiciones a la clase obrera judía. Sin embargo, cuando el Likud intentó introducir más privatizaciones en 1996, se produjo un repunte del malestar de la clase obrera judía.

Oslo representa un nuevo intento de seguir dividiendo la economía israelí en empleos con salarios altos y empleos ocasionales mal pagados, y de renegociar el compromiso de clase posterior a 1967. El intento de Oslo de «normalizar» las relaciones comerciales con el mundo árabe sólo puede significar que la clase obrera de Israel estará expuesta a la competencia de los trabajadores peor pagados de los Estados vecinos. Esto es muy rentable, ya que sus salarios son incluso más bajos que los de los palestinos israelíes. El acuerdo de paz con Jordania incluía disposiciones que preveían la libre circulación de capitales, por lo que las empresas israelíes se trasladaron inmediatamente a Jordania para utilizar la mano de obra más barata. Esto aumentó el desempleo de la clase obrera judía en zonas como Dimona, y de las trabajadoras textiles árabes en el norte, lo que llevó a una tasa de desempleo del 8% y en aumento.

Además de provocar despidos en el sector privado, el acuerdo de Oslo implica un aumento de la inseguridad económica para los trabajadores del sector público. Montones de trabajadores judíos del sector público tienen ahora contratos temporales, especialmente las mujeres, los jóvenes y los nuevos inmigrantes, y también se recurre a la subcontratación en el sector público, por lo que las condiciones de trabajo son peores. Los judíos en paro se ven ahora obligados a aceptar cualquier trabajo, una experiencia que nos resulta familiar. La Histadrut cubre cada vez a menos trabajadores, se autodenomina la «nueva Histadrut» y realiza encuestas sobre por qué la gente no confía en ella. Hace poco hubo una gran huelga de un sindicato ferroviario independiente que exigía que la Histadrut lo reconociera. También ha habido un intento de crear un sindicato de trabajadores temporales.56

En un intento de mantener callada a la clase obrera judía, estas medidas han ido acompañadas de un aumento del ritmo de construcción de asentamientos en los territorios ocupados.

Aunque cada nuevo acuerdo negociado por Estados Unidos incluye la promesa israelí de detener la construcción de asentamientos, la burguesía israelí no tiene más remedio que ignorar estas promesas para satisfacer las necesidades de los trabajadores judíos. Actualmente Israel ha estado intentando evitar este problema «judaizando» zonas árabes dentro de la línea verde, una política que condujo directamente a la implicación árabe israelí en esta Intifada.

La Intifada del siglo XXI

Conocida como la Intifada de Al Aqsa por su conexión con la provocadora visita de Sharon a la mezquita de Al Aqsa en septiembre de 2000, fue, al menos al principio, como la Intifada de 1987, espontánea, «impulsada más por la enorme frustración de los palestinos que por ninguna decisión estratégica de los dirigentes palestinos».57 La chispa de la explosión de ira proletaria fue el asesinato de siete palestinos a manos de la policía antidisturbios israelí en la mezquita de Al Aqsa al día siguiente de la visita de Sharon, y el muy publicitado asesinato de un niño de 12 años en el cruce de Netzarim en Gaza. Como ya se ha dicho, ha habido luchas casi continuas en la franja de Gaza y Cisjordania; sin embargo, al ser ésta la revuelta más sostenida desde la última Intifada, se ha ganado el título de Intifada.

Como ya se ha dicho, esta lucha sigue a un periodo de conflicto entre el proletariado y la burguesía palestinos. Hubo enfrentamientos entre manifestantes y la policía palestina en Ramala en septiembre de 2000, un mes antes del comienzo de la Intifada. Resulta entonces oportuno para la burguesía palestina que la ira proletaria de las masas se aleje de ellos y se dirija hacia «el verdadero enemigo», como ellos dirían. Además, en el reciente levantamiento, Hamás ha ayudado a restaurar la legitimidad de la OLP-ANP ante su electorado, al unirse al NIF, el nuevo organismo que aglutina a todos los organismos nacionalistas para controlar el levantamiento. La policía palestina, basada en Fatah, también contribuye a garantizar que el levantamiento siga «la lógica bélica del Estado», militarizando la lucha.

Sin embargo, al igual que la Intifada anterior, el nuevo levantamiento no está totalmente encadenado por la lógica del nacionalismo o el apoyo a las burguesías árabes. Ha habido protestas masivas en todo el mundo árabe, y no sólo entre la diáspora palestina. En Jordania se produjeron enfrentamientos de 25.000 palestinos con el ejército jordano, lo que llevó a la prohibición de las manifestaciones antiisraelíes en Jordania, y en Egipto se han producido las mayores y más feroces protestas estudiantiles desde la década de 1970.

Árabes israelíes58

Además, se ha producido una difuminación de la línea verde, siendo la mayor implicación de los árabes israelíes un elemento distintivo de esta Intifada. Los árabes israelíes participaron en la Intifada de 1987, pero desempeñaron principalmente un papel de apoyo a los palestinos en los territorios. A pesar de sus supuestos privilegios «democráticos», nunca se han integrado plenamente en el Estado israelí. Esto se puso de manifiesto en 1976, cuando varios granjeros palestinos israelíes fueron asesinados a tiros mientras protestaban contra la confiscación de tierras. Esta masacre llegó a conmemorarse en huelgas generales anuales en este día, el «Día de la Tierra». El Día de la Tierra de 1989, jóvenes palestinos israelíes bloquearon carreteras, lanzaron cócteles molotov contra coches de policía y cortaron las tuberías de agua de los asentamientos judíos. Debido a estos incidentes durante la Intifada de 1987, algunos elementos de la burguesía israelí empezaron a verlos como una Quinta Columna dentro de la Línea Verde y a exigir que se les aplicara el servicio militar obligatorio para garantizar su lealtad al Estado. En la Intifada de 1987, los palestinos israelíes sólo se enfrentaron a balas de plástico. Esta vez las apuestas han subido para ellos debido a la muerte de 12 árabes israelíes a manos de las fuerzas de seguridad en los primeros días de la Intifada.

De hecho, una de las principales causas de esta Intifada ha sido la lucha de los árabes israelíes desalojados como consecuencia de la política del gobierno de «judaizar» Galilea.59 Casi todas las semanas del verano de 2000 se produjo al menos la demolición de una casa en los pueblos de Galilea y pueblos enteros salieron en su apoyo, lo que los llevó a un conflicto más o menos constante con la policía. Esta política de «judaización» de Galilea ha incluido el acoso a los árabes israelíes en paro. En Nazaret, la oficina se trasladó más lejos, los papeles de la gente se perdían constantemente o se manipulaban; en un caso, se aisló a todo un pueblo por rechazar un trabajo que no se les había ofrecido. Esto ha provocado grandes manifestaciones y enfrentamientos con la policía. En una ocasión, una multitud de mujeres nazarenas irrumpió en una oficina de prestaciones.

En los primeros días de la revuelta, pueblos enteros de Galilea estaban en huelga y la carretera principal que atraviesa la zona estaba sembrada de neumáticos ardiendo. Los árabes israelíes también se han mostrado cada vez más desilusionados con el proceso electoral. El 90% de los árabes israelíes votaron a Barak en las anteriores elecciones generales, y se cree que por eso ganó. En las elecciones de 2001 hubo una campaña concertada de los «líderes comunitarios» árabes para persuadir a los árabes israelíes de que votaran a Barak – cualquier cosa con tal de evitar a Sharon – la respuesta fue un boicot electoral casi total. De hecho, la respuesta de algunos trabajadores palestinos israelíes a «sus» MK árabes (miembros de la Knesset, el parlamento israelí) fue echarlos de los pueblos cuando iban a hacer campaña.60

Mayor descrédito de la ANP y militarización de la lucha

El papel de la ANP en la lucha actual debe verse como un intento de la ANP de controlar y sacar provecho de la resistencia de masas. Todavía existe un fuerte elemento de masas en esta Intifada y la ANP está intentando utilizarlo para consolidar -o ganar- su control sobre la «calle» palestina. La ANP también necesita asegurarse de conservar la lealtad de su propia fuerza policial. Muchos de los policías palestinos son militantes de Fatah. Aunque no tienen ningún reparo en atacar las manifestaciones contra la ANP, pueden mostrarse reacios a disparar cuando los palestinos atacan al Estado israelí. Además, preferirían que la ira del proletariado palestino se volviera contra los policías y soldados israelíes que contra ellos. Como ya se ha comentado, el verano de 2000 se caracterizó por violentas batallas entre la policía de la ANP y la «calle», tras la falta de avances en los acuerdos de Camp David entre Arafat y Barak. Las luchas se desataron cuando la policía armada del Estado se puso del lado de las manifestaciones y disparó contra las FDI. Esto, a su vez, sirvió de pretexto para que las FDI dispararan a matar y para que todo el peso del poder militar israelí, incluidos los helicópteros artillados, cayera sobre las cabezas de la población palestina.

Debido al papel de la ANP, esta Intifada, especialmente si se compara con la «rebelión de las piedras» de 1987, es un asunto altamente militarizado. Mientras que los lanzadores de piedras de 1987 podrían haber descartado «la lógica bélica del Estado», no puede decirse lo mismo de las fuerzas paramilitares de la policía palestina. Una consecuencia de ello es la participación de un sector mucho más restringido de la población palestina: los protagonistas son principalmente hombres de entre 17 y 25 años. Otra es un nivel mucho más alto de víctimas palestinas que en la última Intifada, lo que permite a la OLP recuperar algo de credibilidad y deshacerse de algunos pobres revoltosos. Hasta cierto punto, la transformación de un levantamiento popular espontáneo en un conflicto cuasimilitar refuerza el «Estado embrionario» de la ANP. Después de todo, un Estado presupone la capacidad de defender sus fronteras. Por otro lado, la aplastante superioridad militar de Israel ha llevado a algunos elementos de la OLP a intentar desescalar el conflicto. Estos elementos han intentado reafirmar el carácter civil de masas del levantamiento.

El impacto de la nueva Intifada

A pesar de los intentos del estado israelí de sustituir a los palestinos por trabajadores invitados, uno de los principales efectos de la nueva Intifada ha vuelto a ser el desplome de la industria de la construcción, debido al recorte de la mano de obra palestina barata. Se espera que el crecimiento económico de Israel descienda al 2% en 2001, frente al 6% en 2000. Los precios de la vivienda en Jerusalén ya han caído un 20% desde el año pasado. Aunque muchas de estas cifras se han achacado a las presiones mundiales de desaceleración económica, está claro que la Intifada está agravando las presiones mundiales, si se tiene en cuenta la reducción a la mitad de los 2.000 millones de dólares anuales del comercio de Israel con los territorios. Aunque se aducen las condiciones del mercado mundial como la razón oficial del descenso del 50% de la inversión extranjera de este año, la Intifada difícilmente va a atraer inversión extranjera a Israel. Por otro lado, la industria de las start-ups de Tel Aviv sigue en auge, lo que indica la relativa fortaleza de la acumulación de capital en Israel, amortiguada de muchos de los imperativos económicos normales del capital por la ayuda estadounidense de más de 4.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, esta ayuda es un arma de doble filo, porque su dependencia de la buena voluntad estadounidense limita así la libertad de acción de Israel en sus esfuerzos por aplastar la revuelta.

Incluso antes de su aplastante derrota electoral, la Intifada había sumido al Partido Laborista en una crisis, en parte debido a los intratables problemas con los asentamientos comentados anteriormente. A pesar del papel de Sharon en alimentarla, la burguesía lo rehabilitó políticamente. Aunque su reputación de «hombre duro» le convertía en la opción natural de la derecha, los votantes más liberales no se desanimaron por su condición de hombre del saco en el clima de emergencia nacional imperante.

El nuevo levantamiento también ha provocado importantes cambios en la política exterior de los Estados árabes. Ha desaparecido el tono conciliador hacia Israel y, lo que es más importante, ha desaparecido también el consenso sobre Irak que Estados Unidos y Gran Bretaña habían mantenido desde 1991. Como uno de los pocos líderes percibidos del pan-arabismo y entusiasta partidario de los palestinos, Sadam Husein ha sido sometido a rehabilitación en Oriente Medio, y el régimen de sanciones está a punto de derrumbarse. Al menos hasta hace poco, la desvinculación parcial de Bush del proceso de paz -en realidad, un apoyo inequívoco a la política israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza- hacía difícil prever que la actual Intifada pudiera terminar rápidamente. La opinión popular árabe se estaba endureciendo contra Estados Unidos.

Con la Intifada, el creciente malestar en el seno de los Estados árabes, como Egipto y Jordania, la burguesía árabe se vio obligada a convocar la primera cumbre árabe en cuatro años y a permitir que Irak se sentara a la mesa. Egipto retiró a su embajador de Tel Aviv por primera vez en 18 años y cuatro Estados árabes pusieron fin a sus relaciones diplomáticas. Sin embargo, es importante no exagerar este cambio: Líbano y Jordania siguen deseando construir los parques industriales financiados conjuntamente para aprovechar al máximo el dividendo de la paz, si es que llega. Jordania y Egipto también han prohibido las manifestaciones antiisraelíes.

En cuanto a la burguesía occidental, está dividida sobre su relación con Oriente Medio en general. Así lo demostró el aislamiento de Estados Unidos y Gran Bretaña cuando reanudaron los bombardeos sobre Iraq poco después de que George W. Bush llegara a la presidencia. Los diplomáticos palestinos buscan aliados europeos, muy probablemente Francia.

Por el momento, la burguesía israelí ha tenido que subordinar su ambición a largo plazo de «normalizar» sus relaciones comerciales con el resto de Oriente Medio. Con la elección de Sharon, esto ha sido eliminado de la agenda. Sin embargo, ahora que la burguesía israelí ha abandonado el «proceso de paz»,61 depende más que nunca de la buena voluntad de Occidente, en particular del apoyo financiero de Estados Unidos, que tiene que equilibrar su apoyo a Israel con la consideración de sus otros intereses en la región. Esto hace que la política israelí sea muy confusa: enviar los tanques a Gaza en un momento y retirarlos al siguiente tras un toque de atención de Estados Unidos. Una de las principales tácticas del estado israelí ha sido el asesinato de dirigentes palestinos, a menudo de Hamás. La ira pública masiva entre los palestinos cada vez que esto ocurre sólo muestra el alcance del atractivo popular de Hamás. Sin embargo, es más fácil para la burguesía israelí presentar este tipo de violencia estatal como legítima que la matanza indiscriminada de niños (aunque parecen incapaces de «acabar con los terroristas» sin matar a otras personas en el proceso).

A pesar de las limitaciones impuestas a sus acciones por Estados Unidos, el estado israelí ha podido salirse con la suya en una gran cantidad de matanzas, gracias a la falta de una verdadera respuesta de la clase trabajadora. Mientras la Intifada ha desencadenado rebeliones de árabes, tanto dentro de la Línea Verde como en otras partes de Oriente Próximo, los trabajadores judíos parecen identificarse con los imperativos de la seguridad, aunque también hay pruebas de reclutas desafectos que pasan armas de contrabando «al otro bando», lo que se ha achacado al abuso de drogas en el ejército. Obviamente, los atentados suicidas contra autobuses, discotecas, tiendas y otras zonas concurridas refuerzan las divisiones entre trabajadores judíos y palestinos. Otros trabajadores judíos son residentes de los asentamientos, que han llegado a ser considerados objetivos legítimos de los ataques de la guerrilla palestina. Además de desatar toda la potencia de fuego del ejército israelí contra los proletarios de los territorios ocupados, el armamento de los colonos ha enfrentado aún más a proletarios contra proletarios.

Conclusión: ¿de la rebelión a la guerra?

El «proceso de paz» supuso el reconocimiento por parte de la burguesía israelí de que necesitaba a la OLP para vigilar al proletariado palestino. La OLP se vio entonces atrapada entre la recompensa por hacer el trabajo sucio y la necesidad de no perder su capacidad ideológica para recuperar las luchas proletarias. El estallido de la nueva Intifada indicó su fracaso en ambos aspectos.

En Israel, las manifestaciones de resistencia de la clase trabajadora a la racionalización económica en la década de 1990 fueron más apagadas que en otros lugares, como Egipto y Túnez. Sin embargo, compensar a los trabajadores judíos por su mayor inseguridad exigía la aceleración de la construcción de asentamientos y, por tanto, una postura negociadora intransigente del estado israelí en relación con los palestinos. La construcción de asentamientos en Cisjordania fue paralela a la «judaización» de Galilea en el propio Israel. Esto supuso la intensificación del acoso y las demoliciones de viviendas contra los palestinos israelíes en el periodo previo al nuevo estallido de la Intifada en 2000.

Los signos de una escalada de la Intifada hacia un conflicto militar a gran escala no han conducido a la represión total del levantamiento civil. Ciertos sectores de la burguesía palestina han querido reafirmar las formas civiles masivas de lucha para intentar reducir la escalada de la Intifada. Sin embargo, hasta el momento no han sido capaces de desescalarla. La Intifada llevó al abandono del “proceso de paz” por parte de la burguesía israelí; pero su dependencia de Estados Unidos, que tiene otras consideraciones en Oriente Medio, limitó el ritmo al que podían intensificar la represión del levantamiento.

Entonces, ¿en qué medida es la Intifada una expresión mediada de la guerra de clases y en qué medida una lucha de liberación nacional? Y si los trabajadores no tienen país, ¿por qué siguen apoyando el nacionalismo? Señalar el reciente ataque de los palestinos a las formas establecidas de representación política es sólo una parte de la respuesta, porque esto a menudo se ha expresado en términos de que los representantes no son lo suficientemente nacionalistas. En este escenario, la crisis de legitimidad de la OLP no implica el rechazo de todas las formas de representación, sino que más bien conduce a un apoyo masivo a una forma de representación nacionalista más militante, p. ej. Hamás.

Dada la subordinación de la burguesía palestina, muchos palestinos se vieron obligados a trabajar para el capital israelí, ya sea dentro de la Línea Verde o en la construcción de asentamientos. Para ellos, el gobierno militar israelí es la cara del jefe. Por lo tanto, les sería posible identificarse como palestinos y no como proletarios, con los comerciantes pequeño burgueses, que experimentaron muchas humillaciones y privaciones similares en el día a día del dominio israelí. En ausencia de revolución, su vida cotidiana como trabajadores podría mejorar si existiera una burguesía palestina que funcionara adecuadamente y que pudiera invertir en industrias para emplearlos, proporcionando así ingresos a ambas clases.

En conclusión, el ritual exige una solidaridad abstracta entre trabajadores judíos y palestinos ignorando las divisiones muy reales que ambos experimentan en su vida cotidiana. El “proceso de paz” parecía destinado a erosionar parcialmente estas divisiones, al integrar al estado de Israel en el resto de Oriente Medio. En este proceso estaba implícito un ataque al atrincheramiento de los trabajadores judíos, que los obligaría a unirse al resto de la clase trabajadora de la región, aunque en una posición relativamente privilegiada. Esto ha encontrado resistencia de la clase trabajadora, como una huelga en Tempo Beers por parte de judíos y árabes israelíes, que ha sido aclamada por la izquierda israelí como un raro ejemplo de solidaridad de clase judía y palestina.

Como señalamos en Aufheben 2, el apoyo masivo al nacionalismo expresa una «identidad superficial» de intereses de clase contradictorios.62 En el caso de los trabajadores judíos en Israel, la posición privilegiada que ocupan en relación con los palestinos se debe a la combatividad de estos trabajadores. La adaptación de los trabajadores judíos requiere la supremacía del capital israelí en relación con los territorios ocupados. La subordinación de la burguesía palestina agudizó los antagonismos de clase en los territorios, que requieren que la burguesía dirija la ira proletaria exclusivamente contra Israel. Dadas las experiencias de represión por parte de las autoridades israelíes compartidas por los palestinos, parece que la alianza nacionalista entre los proletarios y la pequeña burguesía es más fuerte que los lazos de solidaridad de clase entre los trabajadores palestinos y judíos. Los ataques nacionalistas palestinos apuntan cada vez más a todas las manifestaciones de dominación israelí, en particular a los propios colonos e incluso a los civiles en Israel. El peligro físico que esto crea para los trabajadores judíos los empuja a apoyar los imperativos de seguridad del Estado israelí.

Ha habido tendencias tanto entre palestinos como entre israelíes a resistirse a su incorporación a las máquinas estatales opuestas y a su lógica de guerra. Pero, en última instancia, el desarrollo de tales tendencias hasta convertirse en un movimiento social capaz de salir del estancamiento de los nacionalismos que se refuerzan mutuamente no puede encontrarse dentro de los límites de este conflicto de forma aislada. Más bien, tal desarrollo está ligado a la generalización de las luchas proletarias en el Medio Oriente y, fundamentalmente, en Occidente. Dependiendo del alcance de la resistencia de clase que genere, particularmente en tiempos de recesión mundial, “la guerra contra el terrorismo” abre al menos la posibilidad de tal generalización.

1 También tiende a negar al sionismo la condición de nacionalismo «propiamente dicho», centrándose en su racismo excluyente. Si bien esto es cierto en el caso del sionismo, olvida que el nacionalismo siempre se basa en la exclusión, por lo que no tiene nada que ver con el comunismo.

2 The New Intifada: Israel, Imperialism and Palestinian Resistance (panfleto de Socialist Worker, enero de 2001).

3 ‘Somalia and the “Islamic Threat” to Global Capital’, Aufheben 2 (Verano de 1993).

4 Por el contrario, la Unión Soviética en este periodo tenía muy poco que ofrecer a sus clientes potenciales. Los inmensos incentivos financieros de los estadounidenses eran imposibles de ofrecer, y en lugar de las mil y una formas en que el capital podía ayudar a un Estado árabe, la Unión Soviética sólo podía ofrecer ayuda militar y técnica limitada. En contraste con Estados Unidos, la política rusa en Oriente Próximo era tosca – capaz de proporcionar sólo la protección más limitada incluso a su aliado más cercano, Siria.

5 Véase ‘Somalia and the “Islamic Threat” to Global Capital’, Aufheben 2 (Verano de 1993). Véase también Midnight Notes, ‘When Crusaders and Assassins Unite, Let the People Beware’ (Midnight Notes, 1990).

6 El tratado de paz israelo-egipcio de 1979 no hizo sino demostrar hasta qué punto Egipto había caído en la órbita estadounidense desde la muerte de Nasser.

7 Véase ‘Capitalist Carnage in the Middle East’, Wildcat, 6, 1983.

8 Tanto es así que el régimen baasista de Irak, panarabista pero antichiita, tuvo que ser utilizado como contrapeso a Irán en la década de 1980.

9 Por supuesto, se trata de un acuerdo recíproco: El nacionalismo israelí se ve reforzado por la percepción de que «los árabes quieren arrojarnos al mar».

10 «La contradicción fundamental del sionismo era intentar salvar al judío como judío, es decir, los vínculos comunales que preceden desde hace mucho tiempo al capitalismo moderno, integrándolo en el mundo más moderno del capital». El porvenir de una rebelión’, Le Brise-Glace (El Rompehielos, 1988), traducido en Fifth Estate, invierno 1988/9. Como veremos, la lógica contradictoria de esta ideología adopta en la práctica la forma de tendencias que socavan esta misma identidad, es decir, si Israel se integra más en Oriente Próximo.

11 Una de las organizaciones judías más grandes y conocidas fue el BUND (sindicato general de trabajadores judíos de Lituania, Polonia y Rusia), creado en 1898 para unir a varios grupos de trabajadores judíos del imperio zarista. Durante un breve periodo formó parte del SDLP, el partido socialdemócrata ruso, que más tarde se dividió en mencheviques y bolcheviques. En 1903 el BUND contaba con 40.000 miembros y tenía un «papel pionero en el movimiento obrero ruso» y más «apoyo genuino de la clase obrera» que cualquier otro grupo obrero de Europa del Este. Véase Nathan Weinstock, Sionismo: Falso Mesías (París, 1969). Aunque se oponía ferozmente al sionismo organizado, en el BUND siempre se discutió hasta qué punto debía apoyar o promover el nacionalismo judío. Los debates se centraban en si las demandas de un Estado judío romperían la solidaridad de la clase obrera y desviarían la atención de la lucha de clases, y si los trabajadores judíos debían organizarse por separado de los demás trabajadores. Además de las luchas obreras tradicionales, el BUND consiguió organizar la autodefensa contra los pogromos en cooperación con socialistas no judíos. Pero después de que el número de miembros de la BUND cayera en picado de 40.000 a 500, se volvió cada vez más nacionalista.

12 Incluso se cuenta que David Ben Gurion (el primer Primer Ministro de Israel) tenía un busto de Lenin en su escritorio, lo que apunta a la influencia del bolchevismo en la clase obrera judía europea.

13 El barón Rothschild, que consideraba que el asentamiento judío era una buena manera de servir a los intereses franceses, patrocinó la primera inmigración sionista a Palestina a finales del siglo XIX. Tenía su propia administración que podía «someter la insubordinación por la fuerza», todos los colonos tenían que firmar un contrato en el que prometían no «pertenecer a ninguna organización no autorizada» y reconocer que sólo eran «jornaleros» en las tierras del barón, principalmente en la producción de vino. Era un proyecto muy caro, que costaba varios miles de libras instalar a cada familia de colonos. Nathan Weinstock, Sionismo: Falso Mesías (París, 1969).

14 «Cientos de árabes se reúnen en la plaza del mercado, cerca del albergue de trabajadores, llevan esperando aquí desde el amanecer. Son los temporeros… son unos 1.500 en total cada día, y nosotros, unas docenas de trabajadores judíos, a menudo nos quedamos sin trabajo. También nosotros venimos al mercado a buscar la oferta de un día de trabajo». Op. cit., p. 68

15 Véase Moishe Postone, Anti-Semitism and National Socialism.

16 «Esta cuestión fue el principal conflicto dentro de la comunidad de colonos durante las tres primeras décadas del siglo». Op. cit., p. 71.

17 Este tipo de piquetes era habitual entre los sionistas de izquierdas, por ejemplo los que trabajaban en las compañías ferroviarias de propiedad británica en la Palestina obligatoria (una de las mayores industrias de Palestina en esa época). Entre estos izquierdistas judíos se hablaba de solidaridad con la clase obrera y de intentar crear sindicatos conjuntos de judíos y árabes. Sin embargo, al mismo tiempo participaban en piquetes y presionaban a los empresarios británicos para que utilizaran exclusivamente mano de obra judía.

18 El Irgun Zvai Leumi se creó en 1931 para ser la milicia de la derecha, ya que la izquierda controlaba cada vez más la Haganah (la milicia principal).

19 Nuestro uso de la palabra ‘corporativista’ aquí no es el sentido en el que la utilizan los anti’globalización’ de ‘gobierno corporativo’, etc. (véase »¿Anticapitalismo como ideología… y como movimiento?’ en este número) Nos referimos a prácticas socialdemócratas como los acuerdos tripartitos entre el Estado, los sindicatos y los empresarios. Por supuesto, con el sionismo laborista, la Histadrut cumplía muchas de las funciones de los tres.

20 En los casos en que esto no ocurrió, el estado israelí ayudó de varias maneras, entre ellas organizando el bombardeo de una sinagoga en Irak, y pagando al gobierno iraqui por cada judío que fue a Israel.

21 Véase ‘Two Local Wars’, Situationist International Anthology (Bureau of Public Secrets, 1981).

22 La mayoría de los salarios se revisaban al alza cada seis meses. Un aumento de la tasa de inflación supone una pérdida de salarios reales hasta que éstos se revisan al alza. Por lo tanto, este retraso en la subida de los salarios tiende a transferir ingresos de los salarios a los beneficios.

23 En 1978, la construcción de asentamientos se convirtió en un foco de oposición de las clases medias sionistas laboristas contra el Likud. La «carta de los oficiales» se oponía a esta expansión alegando que amenazaban el «carácter democrático judío del Estado». Esta «brecha creciente entre las prácticas democráticas occidentales y las israelíes» era la base ideológica del Movimiento por la Paz. Olvidaron convenientemente que los asentamientos se habían iniciado cuando los laboristas estaban en el poder. La disparidad, que les había resultado fácil ignorar antes de 1967, se hizo cada vez más visible con la ocupación. Los elementos más radicales del Movimiento por la Paz contemplaban algo que era casi impensable en la sociedad israelí: el rechazo abierto del servicio militar. Debido a la importancia del servicio militar obligatorio para la reproducción de la sociedad israelí, esto creó importantes divisiones en el movimiento. Su órgano principal, Paz Ahora, denunció una carta de soldados de la reserva al Ministro de Defensa, en la que amenazaban con negarse a defender los asentamientos. La «objeción de conciencia» ganó más legitimidad en 1982, porque la invasión de Líbano amenazó lo que muchos sionistas laboristas consideraban el papel exclusivamente defensivo de las IDF. 160 soldados fueron juzgados y condenados por negarse a participar en la invasión. Sin embargo, fumar porros en el ejército y la crisis económica representaban una amenaza mayor para el esfuerzo bélico israelí en el Líbano que la «objeción de conciencia». Esta última podía acomodarse hasta cierto punto, permitiendo al relativamente pequeño número de objetores alegar demencia y trasladándolos lejos de la línea del frente. La manifestación de 400.000 personas contra las masacres de Sabra y Shatila en 1982 se considera el punto álgido del movimiento israelí contra la guerra. La guerra del Líbano no había sido la rápida victoria que se esperaba, y muchos padres se enfrentaban a la perspectiva de que sus hijos regresaran a casa en bolsas para cadáveres.

24 Ministro de defensa israelí, Yitzhak Rabin, in 1985.

25 The Agonising Transformation of the Palestinian Peasants into Proletarians’, p.1 (Biblioteca Internacional de la Izquierda Comunista)

26 Op. cit., p.3. «fellah» significa campesino.

27 Op. cit., p.3.

28 En 1973, el 52% trabajaba en la construcción y el 19% en la agricultura, los sectores peor pagados.

29 Véase ‘The Palestine Proletariat is Spilling its Blood for a Bourgeois State’, Revolutionary Perspectives, 20, invierno de 2001 (revista de the Communist Workers’ Organization).

30 Op. cit.

31 ‘In Memory of the Proletarian Uprising in Tel-Al-Zatar’, Worldwide Intifada #1, verano de 1992.

32 Op. cit.

33 Los falangistas eran milicias cristianas, respaldadas por Israel.

34 ‘In Memory of the Proletarian Uprising in Tel-Al-Zatar’, op. cit.

35 Por aquel entonces, las distintas facciones nacionalistas se habían unificado, con la ayuda de mediadores de la Unión Soviética, y el PCP (Partido Comunista Palestino) se había convertido en miembro de pleno derecho de la OLP. Cabe señalar en este punto que esta reconciliación se produjo bajo la presión de los palestinos de los territorios, cada vez más asediados por los nuevos asentamientos.

36 Véase ‘Palestinian Autonomy? Or the Autonomy of our Class Struggle?’, Worldwide Intifada #1, verano de 1992.

37 Véase ‘Intifada: Uprising for Nation or Class?’, op. cit.

38 Informe de las IDF citado en op. cit.

39 Op. cit.

40 Del «Llamamiento nº 2 – La dirección nacional unida para intensificar el levantamiento en los Territorios Ocupados, 10 de enero de 1988′ (No Voice is Louder than the Voice of the Uprising, Ibal Publishing Ltd., 1989).

41 Del «Llamamiento nº 32 – Llamamiento a la Revolución y a la Continuación, 8 de enero de 1989», op. cit.

42 Citado en Andrew Rigby, Living the Intifada (1991, Zed Books).

43 Por ejemplo, compartiendo plataforma con Meretz (partido israelí de centro izquierda).

44 Véase «Futuro de una rebelión» (Le Brise-Glace, 1988).

45 La importancia o el tamaño de este movimiento puede ser, y a menudo es, exagerado. Siempre ha sido bastante pequeño.

46 Véase Andrew Rigby, op. cit. El islamismo es un movimiento político modernista que, sin embargo, se remonta a formas precapitalistas. Así, al igual que el fascismo, es capaz de posicionarse en contra tanto del comunismo como del capitalismo (su oposición política al capitalismo es en realidad una oposición moral a la «usura», el interés). Al igual que el antisemitismo y el anti-americanismo, es un pseudoanticapitalismo.

47 De Graham Usher, Palestine in Crisis: the Struggle for Peace and Political Independence after Oslo (Pluto Press, 1995).

48 Documentado por Kav la Oved (Workers’ Hotline).

49 En Israel hay unos 100.000 trabajadores extranjeros. Más de 66.000 trabajan en la construcción (de un total de 160.000). En la construcción, unos 51.000 de los trabajadores extranjeros están registrados y otros 15.000 son ilegales.

50 Graham Usher, op. cit.

51 Ha habido muchos disturbios, sobre todo en el paso fronterizo de Erez, por los miles de palestinos que no pueden llegar a sus puestos de trabajo en el polígono industrial de Erez, al otro lado del paso. En uno de estos disturbios, se incendió una gasolinera, se incendiaron autobuses en un aparcamiento, 65 trabajadores palestinos resultaron heridos y dos murieron. La nueva policía palestina intercambió disparos con el ejército israelí y 25 de ellos resultaron heridos. Ese mismo mes, trabajadores de Gaza se enfrentaron a las FDI en disturbios por el pan.

52 Una de las razones del énfasis en la seguridad ha sido acomodar a los cuadros de Fatah, dándoles un trabajo que hacer.

53 Los profesores de las zonas de la ANP están más proletarizados que en la mayor parte de Occidente, ya que su salario de maestro no es suficiente para mantener su existencia, y tienen que trabajar como jornaleros agrícolas, etc. cuando las escuelas están de vacaciones.

54 Citado en Graham Usher, op. cit. Estas medidas son especialmente útiles porque permiten a las empresas israelíes vender productos a través de subcontratistas árabes a los Estados árabes que no quieren admitir que comercian con Israel.

55 Incluso desde el comienzo de esta Intifada, el Gobierno jordano ha solicitado extraoficialmente al Ministerio de Comercio e Industria israelí que establezca otras dos zonas industriales en Jordania.

56 Esto tiene que ver con Kav La Oved (Línea Directa de los Trabajadores), uno de los muchos grupos surgidos de la escisión de Matzpen, que apoyan a los trabajadores vulnerables en los tribunales, básicamente hacen tribunales político-industriales. También publican en la prensa cosas como las deportaciones de trabajadores inmigrantes y el despido ilegal de trabajadores palestinos.

57 Graham Usher, ‘Palestine: The Intifada this Time’, Race & Class, Vol. 42, No. 4.

58 La implicación de los árabes dentro de Israel no se ha limitado a los árabes israelíes palestinos También ha habido dimisiones masivas de soldados drusos (secta árabe, que se supone que sirve en el ejército israelí) de las FDI. El pueblo de un soldado druso se negó a enterrarlo cuando murió en enfrentamientos con palestinos.

59 Estas son las áreas donde los nuevos inmigrantes judíos etíopes generalmente son abandonados.

60 Y en el verano de 2000, un MK árabe fue recibido con una lluvia de piedras cuando fue a hablar al campo de refugiados de Al Baqaa (Jordania).

61 Y la mayoría del movimiento pacifista ha abandonado el fantasma, porque están «sin socio para la paz».

62 Yugoslavia desenmarañada: Descomposición de clases en el «Nuevo Orden Mundial»‘, Aufheben 2 (verano de 1993): “El nacionalismo refleja la identidad superficial de intereses que existen dentro de un florecimiento nacional específico y el proletariado de este país mientras persisten las relaciones sociales capitalistas. Una identidad de intereses porque la valorización y realización del capital proporciona tanto a los capitalistas como a los comerciantes una fuente de ingresos a través de la cual, como individuos independientes en el mercado legalmente separados del medio, es posible comprar mercancías para satisfacer necesidades (aunque de forma alienada ). Superficial porque, aunque no esté inmediatamente presente como tal, este proceso es un proceso de explotación de clase y, por tanto, de antagonismo. En el contexto en el que el florecimiento se organiza a nivel nacional, y teniendo por tanto en cuenta la discusión de las economías nacionales, el proletariado se convierte en parte de una clase universal dividida según líneas nacionales. Mientras los dos bandos estén divididos, se dice, mientras exista la forma del valor, el nacionalismo podría verse alimentado por esta división. El capital puede ser una unidad, pero es una unidad diferente cuya unidad se constituye a través de competencia a nivel internacional. Con experiencia en el mercado global basado en la venta de mercancías, la aceptación de un «interés nacional» y la realización de sacrificios en favor del florecimiento nacional puede significar un aumento del empleo de la clase obrera, de la resistencia a una muerte en vida o a una muerte real como carne de perro, pero también aumenta la competitividad del capital nacional en el mercado a nivel mundial, haciendo lo más posible la implementación, y contribuyendo así a asegurar futuras admisiones para ambas clases. «Cuenta la historia de una discusión durante la Intifada. Cuando alguien intentó hacer valer su autoridad afirmando ser uno de los líderes de la Intifada, un niño de 14 años levantó una piedra y dijo ‘este es el líder de la Intifada’… fueron atacados por palestinos en manifestaciones en las que parecían demasiado moderados. Las actuales intenciones de la ANP de militarizar la actual Intifada han sido una táctica para intentar evitar esta ‘anarquía’ quería ser producido… Las piedras también fueron un gran resaltador, porque son un arma con la que el mundo entero mantiene encendida. El proletariado palestino literalmente tomó la lucha en sus manos».”